Internacional

La oposición exige en Venezuela una vía para la ayuda humanitaria

Este viernes se reanuda el diálogo con el Gobierno de Maduro con nuevas peticiones

Un manifestante sostiene la bandera nacional de Venezuela durante una marcha protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en Caracas
Un manifestante sostiene la bandera nacional de Venezuela durante una marcha protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en Caracas - AFP

El Gobierno de Nicolás Maduro y la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tienen previsto reunirse este viernes, por segunda vez, dentro del proceso de diálogo auspiciado por el Vaticano y los países de Unasur. Después de que el pasado 30 de octubre decidieran posponer las protestas en la calle y el juicio político contra Maduro, la oposición ha anunciado que «se acabó la tregua» y volverá a exigir que se reactive el referéndum revocatorio contra el presidente o que se adelanten las elecciones, al mismo tiempo que continuarán la lucha por sus exigencias con movilizaciones, en la Asamblea Nacional y en la mesa del diálogo.

«Se acabó la tregua que aceptamos a petición del Vaticano, a partir del viernes lo que viene es la lucha», advirtió el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús «Chúo» Torrealba, en su programa de radio. Torrealba insistió en que pugnan para que en Venezuela se restituya el hilo constitucional. «Que nos devuelvan el referéndum revocatorio o se convoquen elecciones adelantadas», dijo, en referencia al proceso de transición que ha sido anulado por el chavismo.

En nombre de la MUD, el opositor Henrique Capriles, gobernador de Miranda y dos veces candidato a la presidencia, explicó los cinco temas que pondrán sobre la mesa de negociaciones. La oposición pide crear una vía humanitaria que permita la entrada en el país de alimentos y medicinas para afrontar el grave desabastecimiento; adelantar las elecciones presidenciales o activar el referéndum revocatorio contra el presidente; la liberación de los presos políticos (más de un centenar) y nombrar a dos de los cinco miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) el próximo 4 de diciembre. Exige también que se respete la Asamblea Nacional y se busque una solución para los tres congresistas del estado de Amazonas suspendidos por el Tribunal Supremo.

Ministro de Defensa

Causó sorpresa la propuesta de Capriles de que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, se incorpore a la mesa de diálogo. El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, consideró por su parte que los problemas graves de la nación no se pueden resolver en una sola reunión, aunque haya señales de que se intenta buscar soluciones a la crisis generalizada. «Lo que no puede ocurrir es que el gobierno sigue diciendo, de boquilla, que quiere el diálogo para a continuación mostrar claramente con sus acciones que quiere patear la mesa (...) Si no hay resultados, no podemos permanecer mirando en el infinito, a ver qué pasa». Ramos Allup recordó que, por el bien de las conversaciones, el Parlamento suspendió temporalmente el juicio político contra Maduro como responsable de la crisis que paraliza a Venezuela. Pero el líder de la Asamblea Nacional aseguró que esa posibilidad continúa pendiente: «En su momento, si dicho proceso tiene que seguir, lo haremos».

Negativa de Cabello

Diosdado Cabello, número dos del chavismo y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, oficialista), ha sostenido por su parte que no existe la posibilidad de que se adelanten las elecciones presidenciales, como solicita la coalición opositora. Cabello no participa directamente en las reuniones con los opositores, a diferencia de Nicolás Maduro, que asistió al primer encuentro celebrado en Caracas.

El Gobierno venezolano ha pedido a la Mesa de Unidad Democrática que no condicione ni dé un ultimátum sobre esta exigencia, pero la oposición amenaza con abandonar el diálogo y volver a las protestas callejeras si no se celebra un proceso electoral que permita un cambio de gobierno a corto plazo. «La lucha que viene va a ser dura, podría incluso no ser breve, pero es la que tiene que dar el pueblo para salir de esta situación en paz y por la paz hacia un nuevo gobierno», advirtió Jesús «Chúo» Torrealba en su mensaje de radio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios