El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, firma un protocolo acompañado por la primera dama colombiana María Clemencia Rodríguez (izq) y por el director del Instituto Nobel Olav Njoelstad
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, firma un protocolo acompañado por la primera dama colombiana María Clemencia Rodríguez (izq) y por el director del Instituto Nobel Olav Njoelstad - EFE

«El Nobel llegó como un regalo del cielo», dice el presidente Santos

Víctimas del conflicto acuden a Noruega invitadas por el mandatario colombiano

CORRESPONSAL EN COPENHAGUEActualizado:

«Un regalo del cielo». Así ha calificado el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, la concesión del Nobel de la Paz en su primera comparecencia ante los medios de comunicación a las pocas horas de llegar a Oslo para recoger este sábado el galardón. «Llegó como un regalo del cielo, nos dio un trmendo empujón, la gente en Colombia lo interpretó como un mandato de la comunidad internacional para perseverar, para continuar y para conseguir un nuevo acuerdo de paz», dijo Santos, al ser preguntado sobre lo que significó el anuncio del premio, cinco días después de que el pueblo colombiano rechazara en referendum los términos del acuerdo.

El dignatario colombiano agradeció el papel de Noruega como mediador en el proceso de paz desde el primer momento y destacó que el próximo lunes la Corte Constitucional podría permitir el llamado «fast track» para que las medidas del acuerdo se pongan en marcha lo antes posible. También mostró su satisfacción de que, por fin, los jóvenes colombianos tengan la oportunidad de vivir en un país normal, después de 50 años de guerra.

Santos, que llegó a las nueve de la mañana del viernes al aeropuerto militar de Gardermoen, tiene por delante una agenda repleta durante los tres días que durará su visita. Este sábado, unas horas antes de la entrega del Nobel, recibirá a cien niños de las escuelas Ruseløkka y Lindeberg en Nobel Peace Center en un evento organizado por la ONG Save the Children. Después, acudirá al Ayuntamiento de la ciudad, donde, a partir de la una, dará comienzo la ceremonia que será presidida por el rey Harald V de Noruega y su familia, la primera ministra Erna Solberg, la alcaldesa Marianne Borgen y otras autoridades del país.

Nadie de las FARC en Noruega

Acompañan al presidente Santos en este viaje algunas personas que han estado en el centro del conflicto como Ingrid Betancourt y Clara Rojas, que pasaron varios años secuestradas por las FARC, o Héctor Abad Faciolince, escritor y periodista, cuyo libro «El olvido que seremos» es una de las obras más bellas escritas sobre esta guerra cívil. A preguntas de por qué ningún miembro de las FARC estará presente en la entrega del Nobel, Santos indicó que no era apropiado ya que no quería crear un problema con el Gobierno noruego, aunque sí confirmó que ha invitado al abogado español Enrique Santiago, asesor jurídico de los guerrilleros colombianos.

Al atardecer será el desfile de antorchas hasta el Grand Hotel, donde el ganador del Premio Nobel de la Paz aparecerá en el balcón para saludar al público de la capital noruega y poco después tendrá lugar el banquete de gala.

El domingo, Santos inaugurará la exposición «Esperanza sobre el miedo» en el Centro Nobel de la Paz, una muestra de fotografías sobre el pueblo colombiano del danés Mads Nissen, ganador del World Press Photo en 2014, y participará en el Foro Nobel de la Paz donde expertos, políticos, líderes mundiales, representantes de la sociedad civil, periodistas y estudiantes discutirán cuestiones relacionadas con la paz y la seguridad internacionales y en la que está confirmada la presencia del antiguo secretario de estado norteamericano Henry Kissinger. El colofón lo pondrá el concierto de la noche en el Telenor Arena que contará, entre otras, con las actuaciones del británico Sting y el colombiano Juanes.