Manifestantes queman decenas de objetas durante las protestas de la pasada noche en rechazo a las reformas a la Seguridad Social
Manifestantes queman decenas de objetas durante las protestas de la pasada noche en rechazo a las reformas a la Seguridad Social - EFE

Al menos diez muertos en violentas protestas en Nicaragua contra el recorte de pensiones

Ante la extrema tensión en las calles, Ortega anunciado que abrirá un diálogo para tratar de solucionar la polémica reforma

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

Nicaragua ha vivido una tensa semana salpicada por uns multitud de violentas protestas contra la reforma de las pensiones impulsada por el Gobierno del presidente Daniel Ortega. Protegidos con cascos de moto, cientos de manifestantes lanzaban piedras y cócteles molotov caseros contra las unidades de los efectivos antidisturbios que respondieron disparando balas de goma y gas lacrimógeno para tratar de dispersar las marchas.

Por el momento, al menos 10 personas han fallecido en las numerosas manifestaciones que han tenido lugar en catorce ciudades, y han sido criticadas por el elevado uso de fuerza policial. De acuerdo con las autoridades, se han producido más de 50 heridos y lesionados entre los que la mayoría son jóvenes y estudiantes. Entre las víctimas mortales se encontraba también un policía que fue baleado en las proximidades de la Universidad Politécnica Nacional en Managua, la capital.

Han sido tres días de protesta (de miércoles a viernes) que ha dejado cientos de edificios públicos vandalizados y destruido varios comercios y viviendas. Ante la situación de extrema tensión que se vive en las calles, Ortega ha anunciado que abrirá un diálogo para tratar de solucionar el polémico recorte al sistema de las pensiones. «Vamos a retomar esa mesa de diálogo y discusión sobre todos los temas, incluyendo esta resolución», dijo el viernes por la noche la vicepresidenta, Rosario Murillo, quien además anunció que estaba programado un mensaje a la nación del presidente el sábado, según medios locales.

La chispa que ha encendido las diferentes marchas han sido las modificaciones a las pensiones en Nicaragua. Ortega busca que empresarios y empleados contribuyan más al sistema de seguridad sociales, y a su vez quiere recortar las pensiones a los jubilados para incrementar el gasto en salud. De acuerdo con el Gobierno nicaragüense, estas medidas son esenciales para poder evitar la quiebra del sistema de seguridad social del país centroamericano, una política que se ha encontrado con el rechazo frontal de la ciudadanía.

Pero los empresarios tampoco están del lado de Ortega, dado que también se elevan las contribuciones que se deben de aportar desde el sector privado. De hecho, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la principal organización de empresarios de Nicaragua, mostró desde el inicio su rechazo a la reforma y ha solicitado al Gobierno iniciar un diálogo, una invitación que no ha sido respondida por Ortega. Por ello, COSEP ha convocado una marcha pacífica para el lunes 23 de abril para pedir al presidente nicaragüense que ponga fin a la represión y libere a las personas que han sido detenidas durante las protestas.

El recorte de las pensiones ha sido el detonante de las violentas marchas, sin embargo, la popularidad del presidente se ha deteriorado significativamente desde que en 2016 fue elegido para un tercer término bajo acusaciones de fraude. Exguerrillero y presidente del Frente Sandinista de Liberación Nacional, ganó aquellos comicios con un 72,1% de los votos, pero el principal líder de la oposición Eduardo Montealegre fue descalificado por la junta electoral.