Internacional

Neonazis publican una lista de negocios judíos en Berlín

Entre los puntos señalados aparecen escuelas, guarderías, monumentos, tiendas, restaurantes y cementerios

La líder del nuevo partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD), Frauke Petry
La líder del nuevo partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD), Frauke Petry - REUTERS
ROSALÍA SÁNCHEZ Corresponsal En Berlín - Actualizado: Guardado en:

«Hoy es un hermoso día», comentaba ayer en Facebook un grupo neonazi sobre el aniversario de la denominada «Noche de los Cristales Rotos», la serie de linchamientos y ataques por parte de las tropas de asalto SA nazis a judíos durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Junto a la advertencia «Judíos entre nosotros», se adjuntaba además una lista de 70 «negocios judíos» en Berlín, junto a un gráfico que situaba cada uno de ellos en un mapa de la capital alemana. Entre los puntos señalados aparecían escuelas, guarderías, monumentos, tiendas, restaurantes y cementerios. La incitación fue descubierta por Mobile Beratung gegen Rechtextremismus (MBR), una organización observadora contra el extremismo de derecha que advirtió en primer lugar a todos los negocios e instituciones que aparecían en el citado mapa y seguidamente a las autoridades. «Es frecuente que publiquen proclamas racistas y antisemitas, interpretaciones antisemitas de acontecimientos de la actualidad internacional, pero señalar de esta forma a objetivos de Berlín es dar un serio paso», ha comentado la responsable de la organización, Bianca Klose, tras solicitar a los medios de comunicación no otorgar publicidad gratuita al grupo neonazi y a sus manifestaciones en Internet.

Seguramente ajena todavía a esta provocación, pero consciente de la impunidad con la que este tipo de mensajes de odio circulan por Internet, la canciller Angela Merkel, enfatizaba ayer su decisión de combatir toda forma de odio, racismo y antisemitismo, durante un acto conmemorativo celebrado en una sinagoga de Múnich en el que lamentó que hoy en día las proclamas antisemitas y racistas encuentren fácilmente eco, así como el desenfreno con el que se incita al odio tanto en las redes sociales como en la calle. «No lo podemos ignorar, no lo podemos minimizar de ninguna manera», dijo, recordando la «Noche de los Cristales Rotos» con las palabras: «nos inclinamos con gran dolor ante las víctimas de lo que fue el presagio del mayor genocidio de la historia humana».

Directamente enfrentado con el discurso de Merkel, se afianza en Alemania el del nuevo partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD), cuya líder Frauke Petry repite un mensaje acerca de la necesidad de abandonar el «culto a la culpa» en la cultura alemana y sobre la conveniencia de reducir la presencia del Holocausto en los planes educativos de los colegios alemanes. Junto al novedoso AfD, otras formaciones políticas neonazis han encontrado en las redes sociales un próspero campo de cultivo ajeno a los controles constitucionales. Es en Internet donde sus miembros recaban apoyo popular, como el caso del político de 28 años Marcel Zech, condenado por la Audiencia de Neuruppin a ocho meses de cárcel por exhibir el tatuaje que le cubre gran parte de la espalda y en el que, junto a una imagen del campo de concentración de Auschwitz puede leerse: «A cada uno lo suyo».

También es en las redes sociales donde se articulan movimientos xenófobos capaces ya de convocar multitudinarias manifestaciones, como los Patriotas Alemanes contra la Islamización de Occidente (Pegida) o los conocidos como «Reichburger», y donde se ha desatado, por ejemplo, la campaña racista contra el sacerdote católico de origen congolés y raza negra que se ha visto obligado a abandonar su parroquia en el sur de Alemania a causa del acoso. La archidiócesis de Múnich tomó la decisión de trasladar a Olivier Ndjimbi-Tshiende, de 66 años y nacionalidad alemana, cuando los insultos se convirtieron en amenazas de muerte de motivación xenófoba.

Impotente ante la incitación al delito de agresiones y las amenazas de motivación racista o xenófoba que a diario se vierten en las redes sociales, la justicia alemana ha anunciado esta semana una investigación por «incitación al odio» directamente contra el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, por falta de cooperación contra los comentarios racistas. Esta investigación, que se encuentra en un estado preliminar y que «examina si se puede identificar una actuación penalmente reprensible» o si «el Derecho alemán puede aplicarse» busca llamar la atención sobre este problema por parte de las poderosas empresas que administran las redes sociales, según el portavoz de la fiscalía de Múnich encargada del expediente, Florian Weinziel. La investigación preliminar afecta a Mark Zuckerberg y otros nueve dirigentes de Facebook.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios