El candidato Gilles Simeoni, durante un acto de campaña
El candidato Gilles Simeoni, durante un acto de campaña - AFP

Gran victoria de los nacionalistas en los comicios de Córcega

Los grandes perdedores, eliminados en la primera vuelta, habrían sido los independentistas, la izquierda y la extrema derecha

CORRESONSAL EN PARÍSActualizado:

La primera vuelta de las elecciones regionales muestra que los autonomistas y nacionalistas moderados podrán seguir gobernando Córcega, si la segunda vuelta, el domingo que viene, confirma un triunfo histórico que ha hundido a los independentistas, a la extrema izquierda y a la extrema derecha populistas. Según las estimaciones de France 3 Córcega, la lista Pé a Corsica (Por Córcega), liderada por Gilles Simeoni, autonomista histórico, habría conseguido el 46/47 % de los votos de la primera vuelta. Se trata de un triunfo personal de Simeoni, que integró en su lista a los «nacionalistas» moderados, liderados por Jean-Guy Talamoni. Simeoni podría confirmar su victoria el día 10.

La alianza de autonomistas y nacionalistas moderados ganó las últimas elecciones regionales (2015), con un 35% de los votos. Dos años más tarde, la misma alianza ha crecido entre un 11 y un 12 %, augurando una mayoría autonomista y nacionalista muy amplia.

En segundo y tercer lugar están las listas de la derecha tradicional. A estrada di l’avvene (Un camino hacia el futuro), liderada por Jean-Martin Mondoloni, obtuvo un 14,6% de los votos, seguida de Voir plus grand (Ver más grande), la lista liderada por Valérie Bozzi, que habría conseguido el 11,7%. Las dos listas de la derecha tradicional podrían unirse en la segunda vuelta, para intentar pesar en una asamblea regional con mayoría absoluta autonomista-nacionalista. Se trata de una «oposición dialogante».

Implantación simbólica

En tercer puesto, la lista La República en Marcha (LReM), el partido de Emmanuel Macron, podría pasar a la segunda vuelta, si se confirma que habría conseguido entre el 11 y el 12% de los votos. Ultramayoritario en Francia, el presidente Macron solo ha conseguido una implantación corsa más o menos simbólica.

Los grandes perdedores serián los independentistas liderados por Paul-Felix Benedetti, que habría conseguido un muy modesto 6 o 6,5 %, insuficiente para pasar a la segunda vuelta. La extrema izquierda populista de Jacques Casamarta y la extrema derecha populista de Charles Giacomi han sido eliminadas con el entre 5% y el 3%.

Tras la elección de la nueva Asamblea regional, el domingo próximo, Gilles Simeoni se confirmará como el hombre fuerte de Córcega, previsible jefe del gobierno regional de la nueva organización territorial de la isla. Simeoni reclama más poder para gobernar con las subvenciones estatales, que financian todo lo esencial de la economía corsa. Talamoni, por su parte, presidente saliente de la Asamblea regional, confirmará un puesto importante en los nuevos equilibrios de poder corsos.