Estudiantes iraníes en una protesta delante de la la embajada francesa en Teherán
Estudiantes iraníes en una protesta delante de la la embajada francesa en Teherán - EFE

Las mujeres iraníes, al asalto del poder político

Por primera vez en la historia del país, seis mujeres fueron elegidas para formar el consejo de Teherán

Actualizado:

Aunque las mujeres están ampliamente integradas en el ámbito laboral y educativo en Irán, todavía se les resisten los altos cargos oficiales. Una barrera que han empezado a doblegar y esperan que caiga durante los próximos cuatro años.

Su fuerte entrada en los consejos municipales es una primera señal, a la que se espera sumar en breve el nombramiento de ministras en el futuro Gobierno de Hasan Rohaní, quien contó con un masivo apoyo femenino en su reciente reelección.

Por primera vez en la historia de Irán, seis mujeres fueron elegidas para integrar el consejo de Teherán, encargado de supervisar los asuntos municipales y de elegir al alcalde de la capital, entre otras prerrogativas.

Los resultados de las elecciones municipales del pasado 19 de mayo van a transformar este órgano. El número de mujeres se ha duplicado y, con la reducción del número de miembros de 31 a 21, representarán una tercera parte del consejo.

Entre ellas destaca Zahra Neyadbahram, doctora en ciencias políticas y la primera mujer que ocupó el puesto de vicegobernadora de Teherán.

Una dilatada carrera en puestos directivos marcada asimismo por el compromiso: «Soy una activista política y mi objetivo es el fin de la discriminación de género», asegura a Efe.

Neyadbahram tuvo que superar una doble elección. Primero ser incluida en la lista del bloque reformista, que había estipulado un 30 % de candidatos mujeres, y después ser votada por la población, para lo que puso todo su empeño en la campaña electoral.

«La elección de seis mujeres es un acontecimiento feliz. Antes la mitad de la ciudad era invisible», subraya la candidata electa, que considera «una demanda de la sociedad civil» la presencia femenina en los consejos municipales.

Esta demanda junto al diálogo de colectivos de mujeres con las autoridades fomentó, a su juicio, que los reformistas establecieran la cuota del 30 %.

«Las mujeres quieren participar en la dirección y en la toma de decisiones, no se las puede dejar de lado», arguyó.

Empoderamiento femenino

Con el triunfo en 1979 de la Revolución Islámica, se impuso en Irán la segregación de sexos y la obligatoriedad del velo a la mujer, aunque desde la llegada de Rohaní al poder, en 2013, ha sido notable el relajamiento de estos estrictos códigos y el empoderamiento femenino.

El presidente moderado, en su primera rueda de prensa tras ser reelegido, lamentó que las mujeres hubieran perdido relevancia en el ámbito laboral durante los ocho años de gobierno de su predecesor, el conservador Mahmud Ahmadineyad.

«¿Por qué privar a una mujer con buenos estudios de los buenos trabajos?», se preguntó Rohaní, cuyo ejecutivo creó 750.000 empleos solo para las mujeres.

Durante su primer mandato fueron nombradas por primera vez una gobernadora provincial y una embajadora, mientras que varias mujeres ocuparon cargos clave en organismos oficiales.

En el Gobierno hay tres vicepresidentas, pero ninguna ministra, algo que Rohaní ha prometido cambiar en el nuevo gabinete, el número 12, que se formará en agosto próximo.

La vicepresidenta para Asuntos de la Mujer y la Familia, Shahindojt Molaverdí, anunció esta semana que la idea es presentar ante el Parlamento a dos o tres ministras, de las 18 carteras.

«Con la experiencia que tenemos del Gobierno número 11 y el cambio en el ambiente —político en estos cuatro años—, la situación es mucho más favorable para incluir mujeres ministras», comentó Molaverdí.

La promesa de designar ministras no es nueva. Rohaní ya formuló esta idea en las presidenciales de 2013.

Esta vez, la suma de las demandas de hace cuatro años con las actuales enfrentan al próximo Gobierno a «dos serios desafíos» y a Rohaní, de no cumplir, a perder la confianza que depositaron en él de nuevo las mujeres, según Neyadbahram.

La concejala se muestra optimista. En su opinión, el presidente y clérigo es consciente de que su victoria del 19 de mayo se la debe en parte a las mujeres y, por ello, «dará una respuesta adecuada a sus demandas».