Al Franken posa junto a la modelo modelo Leeann Tweeden
Al Franken posa junto a la modelo modelo Leeann Tweeden - Radio KABC (Los Ángeles)

Una mujer acusa de abuso sexual al senador Al Franken

La presentadora y modelo Leeann Tweeden denunció en concreto que el demócrata se sobrepasó con ella en 2006, cuando él aún no era senador, sino un humorista que coincidió con ella en una gira

WashingtonActualizado:

Una mujer acusó hoy acusó hoy al senador estadounidense Al Franken, del Partido Demócrata, de «besarla a la fuerza» sin su consentimiento y agarrarle los pechos mientras dormía, una revelación por la que el legislador se disculpó y pidió que se le investigue por ello en el comité de Ética del Senado.

La acusación contra Franken llega en un momento en el que el problema del abuso sexual está especialmente candente en el Congreso estadounidense, debido a las denuncias que pesan sobre Roy Moore, un candidato republicano al Senado por Alabama acusado de haberse aprovechado de varias adolescentes hace unas cuatro décadas.

La presentadora de radio y modelo Leeann Tweeden denunció en concreto que Franken abusó de ella en 2006, cuando él aún no estaba en el Senado y era un humorista famoso que coincidió con ella en una gira para entretener a las tropas estadounidenses en Oriente Medio. «Me besó a la fuerza sin mi consentimiento, me agarró los pechos mientras dormía e hizo que alguien le tomara una foto, sabiendo que yo la vería», aseguró Tweeden en un artículo publicado en el blog de la radio para la que trabaja en Los Ángeles, KABC.

Pese a su denuncia, Tweeden no llegó a exigir la dimisión de Franken, y tampoco se pronunció sobre si el Senado debe investigarle, a no ser que haya más víctimas que denuncien lo mismo. «He recibido una llamada telefónica de una mujer, todavía no la he devuelto, pero tengo un mensaje que dice que a ella le pasó algo similar», indicó Tweeden en una conferencia de prensa posterior.

«Aplastó sus labios contra los míos»

Según Tweeden, durante la gira en 2006, Franken escribió un «sketch» que incluía un beso entre su personaje y el de ella, y durante un ensayo el ahora senador insistió en «practicar el beso». «Se acercó a mí, puso su mano detrás de mi cabeza, aplastó sus labios contra los míos y me introdujo agresivamente la lengua en la boca», aseguró Tweeden en su artículo.

El senador Al Franken, en una imagen actual
El senador Al Franken, en una imagen actual - AFP

La modelo le empujó y salió de la sala, sintiéndose «asqueada y violada». No le dijo nada de lo ocurrido a nadie para «no causar problemas», pero trató de evitar todo lo posible al humorista.

Cuando Tweeden se quedó dormida en un vuelo, con el chaleco militar puesto, Franken se hizo una foto en la que le tocaba los pechos o aparentaba hacerlo, una imagen que ella vio más tarde. «Me sentí violada de nuevo. Avergonzada, denigrada, humillada», recordó.

Tweeden aseguró que trató de olvidar el tema durante años, pero decidió que tenía que hacerlo público después de entrevistar hace unas semanas en su programa a la congresista demócrata Jackie Speier, quien explicó cómo «un hombre poderoso» le había «sujetado la cara» y «metido la lengua en la boca», como le ocurrió a ella.

Disculpa de Franken

Franken, que llegó al Senado en 2009 y fue reelegido en 2014 para un segundo mandato de seis años, afirmó hoy en un comunicado que no recuerda «de la misma forma» que Tweeden el ensayo del espectáculo. «Pero envío mis disculpas más sinceras a Leeann. En cuanto a la foto, claramente pretendía que fuera algo gracioso, pero no lo era. No debería haberlo hecho», agregó el senador por Minnesota. «Lo siento. Respeto a las mujeres. No respeto a los hombres que no lo hacen», insistió Franken en un segundo comunicado más largo. «Pido que se me someta a una investigación sobre ética, y cooperaré gustosamente», añadió.

Franken se pronunció así después de que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, pidiera que el comité de Ética de la Cámara alta investigara las acusaciones, una petición que recibió el respaldo del senador demócrata de mayor rango, Chuck Schumer, y de una decena de legisladores de ese partido.

Speier, la congresista demócrata a la que entrevistó recientemente Tweeden, dijo esta semana que ahora mismo hay dos miembros del Congreso en activo, uno republicano y otro demócrata, que han cometido acoso sexual, pero no los identificó.