Policía de Dallas, Texas
Policía de Dallas, Texas - EFE
Estados Unidos

Mueren ocho personas en un tiroteo en Texas

El tiroteo, que también deja dos heridos, tuvo lugar en Plano, un suburbio al norte de Dallas

Actualizado:

La noche del domingo 9 de septiembre un hombre armado disparó a 11 personas, de las cuales 7 murieron y 2 se encuentran heridas, informó hoy la Policía. El tiroteo tuvo lugar en Plano, un suburbio al norte de Dallas, Texas. Según las informaciones recogidas por el diario local Dallas News, el suceso, en el que otras dos personas han resultado heridas, habría tenido lugar durante una fiesta en la vivienda, sin que por el momento se conozcan las causas del mismo.

El portavoz de la Policía local, David Tilley, ha afirmado que un agente que estaba en la zona respondió a la llamada de auxilio y escuchó disparos al llegar, tras lo que «entró y vio varias víctimas, enfrentándose con el sospechoso». El tirador fue asesinado por el primer oficial que respondió después de un intercambio de disparos. El oficial no sufrió heridas.

Al agente que disparó al supuesto tirador, con el que se enzarzó al entrar a la casa y encontrarse con las víctimas mortales, se la ha dado una baja administrativa pendiente de la investigación del suceso, una decisión protocolaria en este tipo de casos, dijo Tilley al diario USA Today.

«Estamos intentando juntar todas las piezas del rompecabezas», dijo Tilley. Todavía no había información sobre la relación entre el sospechoso y las víctimas. «Estamos investigando el motivo», declaró el policía David Tilley, al agregar que, de momento, se desconoce la relación entre las víctimas y el presunto autor de los disparos, si bien son todos adultos.

Una mujer que trabaja cerca del lugar del tiroteo, Crystal Sugg, aseguró a medios locales que vio a un hombre y una mujer discutiendo a las puertas de la vivienda. Tras la discusión, la mujer regresó a la casa y el hombre la siguió con un arma. Sugg escuchó muchos tiros, entre 30 y 40, de lo que parecía sonar como un arma automática.

Según medios locales, que citan a vecinos como fuentes, las víctimas veían un partido del equipo de fútbol texano Dallas Cowboys cuando se desató la violencia. «He vivido aquí toda mi vida. Nunca he oído algo como esto», afirmó el agente Tilley.