El expresidente ecuatoriano Rafael Correa ingresa en la Fiscalía para dar testimonio del caso de una venta de petróleo anticipada a China durante su mandato, este lunes en Guayaquil
El expresidente ecuatoriano Rafael Correa ingresa en la Fiscalía para dar testimonio del caso de una venta de petróleo anticipada a China durante su mandato, este lunes en Guayaquil - Efe

Moreno gana el pulso a Correa y frena sus aspiraciones para volver al poder

El expresidente ecuatoriano comparece ante la Fiscalía por el caso de una venta anticipada de petróleo

Corresponsal en QuitoActualizado:

Al día siguiente de que los ecuatorianos apartaran a Rafael Correa de la carrera hacia la presidencia, al votar el domingo en contra de la reelección indefinida, el exmandatario tuvo que comparecer este lunes ante la Fiscalía General del Estado, en una investigación preliminar por una venta anticipada de petróleo a la empresa Petrochina durante su mandato.

El rotundo triunfo del «sí» a las siete preguntas que el presidente Lenín Moreno planteó a los ciudadanos es visto como un espaldarazo a su gestión, pero más que nada a su compromiso de luchar contra la corrupción. Así se interpreta el 73,92% de apoyo para inhabilitar a los condenados por corrupción. Moreno retiró las funciones a su vicepresidente, Jorge Glas, para no obstaculizar su enjuiciamiento en el caso de corrupción de Odebrecht, por el que hoy está en la cárcel, sentenciado a seis años de prisión, ha hecho pedagogía.

Con el respaldo en las urnas, Moreno ha ganado músculo político para afianzar una esquiva mayoría en el Congreso (Asamblea Nacional), donde debe tramitar los resultados del referéndum; a lo que se ha comprometido el presidente del Legislativo, José Serrano.

Los ecuatorianos también dijeron «sí», con el 63,17%, a la pregunta sobre la reestructuración del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), el Quinto Poder que creó la Constituyente de Montecristi (2008), promovida por Alianza País (AP) y que dictó una nueva Carta Magna. Correa usó el Quinto Poder como su brazo ejecutor. Copó el Cpccs con excandidatos y exfuncionarios suyos, quienes hicieron concursos de oposición y mérito de parapeto, puesto que, de antemano, se sabía quiénes serían los ungidos. Así, el fiscal general; el juez de Cuentas (contralor), el procurador o el defensor del pueblo actuaban en concordancia con el Ejecutivo. También se nombraron jueces afines para la Corte Nacional de Justicia (CNJ). Con todos los poderes, los opositores fueron perseguidos; los medios de comunicación asediados, los periodistas llevados a los tribunales y los activistas sociales encarcelados. En cambio, las denuncias de corrupción eran archivadas. Los funcionarios se sentían blindados; salvo alguna excepción, todos eran exculpados. Un totalitarismo que debía ser exorcizado.

El Consejo de Transición que evaluará a estas autoridades de control será designado por el Congreso, de una terna que enviará Moreno. Se le considera la punta de lanza para la vuelta a la normalidad institucional.

Remodelar el Gabinete

Con el apoyo recibido, los analistas coinciden en que Lenín Moreno «acaba de asumir el poder» y ponderan los desafíos que tiene ahora. Uno de ellos es remodelar el Gabinete, donde siguen algunos que aplaudieron a Correa hasta hace poco o que no «encajan» en los cambios. Se habla del equipo económico, que sigue las políticas de los antecesores. «Vivimos de la tarjeta de crédito», dice Pablo Lucio Paredes, decano de Economía de la Universidad San Francisco, en referencia a que Ecuador se endeuda a razón de mil millones de dólares cada mes.

También se reconoce que Moreno ha hecho importantes designaciones de diplomáticos de carrera, pero la política exterior es vista como anacrónica y contradictoria. El presidente lamenta el hambre y el número de muertos en Venezuela; la Cancillería pone matices. «Es la venezualización de la Cancillería», dijo a ABC el exembajador en Estados Unidos y reputado diplomático Luis Gallegos.

Delitos sexuales y el Yasuní

De antemano se sabía que la no prescripción de los delitos sexuales tendría enorme apoyo (73,74%), y así ocurrió. Pero también el pueblo respaldó proteger de la explotación petrolera el Yasuní, reserva de la biosfera; regular la minería metálica (oro, plata...) para evitar que se contaminen las fuentes de agua, y derogar la Ley de Plusvalía que había detenido el desarrollo inmobiliario.

En realidad, Moreno parece vivir un nuevo comienzo; un tiempo en el que se espera que los políticos estén a la altura de los ciudadanos.