Internacional

Michael Moore compara a Hillary Clinton con el Papa en su documental sobre Trump

El cineasta estrenó hoy en Nueva York una cinta poco incisiva con el magnate pero que hace campaña claramente por la candidata demócrata

Michael Moore, durante el estreno de su documental
Michael Moore, durante el estreno de su documental - AFP
Los Angeles - Actualizado: Guardado en:

El polémico cineasta estadounidense Michael Moore anunció ayer por sorpresa que su nueva obra, que gira alrededor de la figura de Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca, llegaba a los cines a partir de hoy miércoles.

La cinta, que lleva por título «Michael Moore in TrumpLand» y que se basa en una obra de teatro escrita por el propio Moore, se estrenó en el IFC Center de Nueva York levantando cierta expectación. La sinopsis oficial del filme sostiene que el proyecto es una repetición de la obra de teatro que Moore esperaba haber llevado a cabo en Ohio.

El reclamo de la campaña publicitaria parecía salido de la propia oficina de Trump: «Ven a ver la película que los republicanos de Ohio intentaron detener. El ganador del Óscar Michael Moore se adentra directamente en territorio hostil con su espectáculo arriesgado e hilarante, en el corazón de la tierra de Trump semanas antes de las elecciones de 2016». Esto es, provocación pura.

Sin embargo, parece que, acostumbrados a títulos que han tenido una fuerte repercusión por estar además vinculados con dramas vividos por los ciudadanos de Estados Unidos, como «Bowling for Columbine», contra la venta de armas, o «Sicko»(2007), un relato que denunciaba las fracturas del sistema sanitario estadounidense, este nuevo no ha cumplido las expectativas de muchos.

«La película no es UN ataque al señor Trump, sino más bien un himno a la alegría hacia su oponente en la carrera presidencial, Hillary Clinton», se puede leer en una reseña publicada por «The New York Times».

Filmado durante dos noches a principios de este mes en Wilmington, Ohio, la película muestra una actuación en directo de Moore en un pueblo que apoya fuertemente Trump. En ella, tras una pequeña autocrítica hacia los demócratas, el cineasta hace algunos chistes sobre el magnate, pero sin demasiada sangre. No mucho después, se desvela cuál es el verdadero objetivo del documental: elogiar a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Lo hace hasta tal punto que no duda en compararla con el Papa Francisco. «Según Moore, el Pontífice ha sido sorprendentemente activista desde que asumió el cargo; cree que Francisco estaba esperando el momento oportuno durante décadas, con paciencia y discretamente esperando su oportunidad, que aprovechó una vez que fue elegido Papa. Clinton, también, dice Moore, ha esperado durante años», señala el diario. Y añade: «Él cineasta fantasea con que si es elegida se dará a conocer el idealismo reprimido que Clinton ha estado guardando desde la universidad».

De esta manera, lo que realmente ha hecho Moore con esta película es una abierta campaña a favor de la candidata demócrata: «a ratos sincera, a ratos entretenida y a ratos divertida». Pero bastante fuera de la actualidad, pues ni siquiera menciona el tema del controvertido vídeo con obscenidades que tanto juego le hubiera dado al cineasta, y que ha acaparado la atención de los medios de comunicación de todo el mundo las últimas dos semanas. Esto es, el documental es un monton de salvas en honor a Clinton.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios