Merkel (izda) ha mostrado su «optimismo» sobre la apertura de negociaciones mientras Schuls augura que serán rápidas y constructivas
Merkel (izda) ha mostrado su «optimismo» sobre la apertura de negociaciones mientras Schuls augura que serán rápidas y constructivas - EFE

Merkel y Schulz se ponen el 4 de febrero como fecha límite para acordar una nueva Gran Coalición

Los líderes de los tres partidos --CDU, SPD y la Unión Cristiano Social (CSU)-- han iniciado este viernes formalmente las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno y poner fin a un período de incertidumbre que ya dura 120 días

BerlínActualizado:

La formación del próximo Gobierno alemán con Angela Merkel como canciller deberá quedar sellada a más tardar a finales de la semana que viene, según han informado este viernes fuentes de los partidos que negocian la nueva alianza política.

Las negociaciones entre el bloque conservador de Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) de Martin Schulz deberán concluir a más tardar el domingo 4 de febrero, ha indicado un portavoz de la Unión Cristianodemócrata (CDU).

Cuatro meses después de las elecciones generales, en las que ninguno de los partidos alcanzó la mayoría absoluta, los líderes de los tres partidos --CDU, SPD y la Unión Cristiano Social (CSU)-- han iniciado este viernes formalmente las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno y poner fin a un período de incertidumbre inédito en el país.

«Optimismo»

La propia Merkel ha expresado su «optimismo» por llegar a un acuerdo que le permitirá iniciar su cuarto mandato consecutivo al frente del Ejecutivo. Merkel ha asegurado que es indispensable formar un nuevo gobierno para darle no solo un nuevo impulso a Europa sino también «una mayor dinámica al país», abriendo las negociaciones con «optimismo pero también con firmeza» en la defensa de los intereses políticos de su partido.

Merkel, el socialcristiano Horst Seehofer y Schulz han dado el primer paso, en una reunión tripartita en la sede de la CDU en Berlín, tras la cual han comenzado las sesiones de trabajo de un grupo de 15 dirigentes de las tres agrupaciones.

Schulz ha anunciado que serán negociaciones rápidas y constructivas, para formar un gobierno «más justo» para el conjunto de la sociedad alemana y, en el plano internacional, «volver a ser una de las fuerzas propulsoras» de la Unión Europea.

Las negociaciones se perfilan arduas. La cúpula socialdemócrata llegó debilitada al encuentro tras recibir un mandato por un margen muy estrecho en un congreso en el que quedó patente el descontento de muchos de volver a gobernar como socio menor de Merkel, como en los últimos cuatro años.

120 días de interinidad

Alemania está dirigida por un Gobierno en funciones desde hace más de 120 días. Merkel y sus conservadores ganaron las elecciones del 24 de septiembre, pero sin alcanzar la mayoría necesaria para gobernar. El SPD anunció que se pasaría a la oposición tras recibir el peor revés electoral desde 1949.

Esto llevó a Merkel a intentar forjar sin éxito una inédita alianza con el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes. Tras el fracaso de este primer intento, el SPD accedió al llamamiento del presidente federal alemán, Frank-Walter Steinmeier, y se reunió con los conservadores para evitar la repetición de elecciones.