Internacional

Merkel pide unidad a los partidos democráticos contra la extrema derecha

Ha dejado entrever los enormes cambios que acarrearía tanto para Alemania como para Europa que AfD sentase a sus diputados en el Bundestag dentro de un año, tal y como sugieren ahora las encuestas

La canciller alemana, Angela Merkel, durante la sesión de este maiércoles en el Bundestag
La canciller alemana, Angela Merkel, durante la sesión de este maiércoles en el Bundestag - AFP
ROSALÍA SÁNCHEZ Corresponsal En Berlín - Actualizado: Guardado en:

¿Qué hacer ante el ascenso de la extrema derecha? Esa es la pregunta que Angela Merkel ha formulado en voz alta ante el pleno del Bundestag alemán, antes de ofrecer su propia respuesta. La canciller alemana ha hecho un llamamiento a la unidad de todas las fuerzas democráticas en torno a los conceptos comunes sobre la Alemania que quieren construir.

«Los políticos responsables, como todos los que nos sentamos hoy aquí, debemos tener presente que si no medimos nuestro lenguaje y si permitimos una escalada verbal como la que ellos practican, se lo estaremos poniendo más fácil», ha dicho. «Cada uno de nosotros debe mirar a su propia nariz y hacer autocrítica», se ha incluido la canciller, recordando que «el ascenso de AfD no es solo un desafío para mi partido, sino para la política alemana en su conjunto».

Sin referencia explícita a la gran coalición, ha prevenido contra la división anotando que si cada uno busca las pequeñas ventajas que puede acarrear el ascenso de AfD, «solo ganarán quienes obtienen votos con eslóganes y respuestas aparentemente fáciles» y ha pedido una mirada en perspectiva sobre la imagen que proyecta Alemania al mundo. «La pregunta central es qué país queremos construir en este siglo XXI. Si queremos ocupar un lugar de influencia en la UE, qué papel internacional queremos jugar, cómo situarnos ante un escenario de globalización y de cambio demográfico, cómo responder a conflictos como el de Ucrania o a la Europa post Brexit», ha argumentado, sugiriendo los enormes cambios tanto para Alemania como para Europa que acarreará AfD si efectivamente, dentro de un año y como sugieren ahora las encuestas, logra sentar a sus diputados en el Bundestag.

Merkel ha urgido, además, a ofrecer a los votantes propuestas palpables de prosperidad y bienestar. Como muestra, ha señalado los presupuestos generales para 2017 presentados por el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, que incluyen una rebaja de impuestos de 15.000 millones de euros a familias y pymes, un importante incremento de las partidas para seguridad y defensa de 1.700 millones en 2017 y 10.000 millones hasta 2020, y todo ello manteniendo el déficit cero y sumando un «paquete de solidaridad» con gasto adicional para refugiados y rentas bajas con el que contenta al Partido Socialdemócrata (SPD), un claro guiño de continuidad de la gran coalición.

Respecto a la crisis de los refugiados, Merkel ha aportado datos sobre la conseguida reducción del flujo de entradas, ha listado las medidas tomadas por el gobierno para gestionar el problema y ha propuesto el acuerdo entre la UE y Turquía como modelo a repetir con otros países africanos. Merkel reconoce que habría mucho que hablar en materia de cultura democrática y Derechos Humanos con Turquía, pero también ha señalado que «en lo que respecta a la seguridad de las fronteras exteriores de la UE no hay otra alternativa que hablar con los vecinos».

La canciller ha dicho que entiende el miedo que tienen muchos alemanes y que en ningún caso hay que «insultarlos» por ello, pero asegura que utilizar ese miedo electoralmente no es lícito. «Si nos aferramos a la verdad, ganaremos. Y recuperaremos lo que es más importante, lo que necesitamos, la confianza de la gente».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios