Angela Merkel y Emmanuel Macron, este martes en la Feria del Libro de Fráncfort
Angela Merkel y Emmanuel Macron, este martes en la Feria del Libro de Fráncfort - Afp

Merkel ve con buenos ojos la creación de un ministerio de Finanzas del euro

La canciller alemana y el presidente Macron intentan superar diferencias en su primera reunión bilateral tras las pasadas elecciones germanas

Corresponsal en BerlínActualizado:

Cada día que pasa queda más claro que el objetivo prioritario de Angela Merkel para esta legislatura es la reforma de Europa que liderará junto al presidente francés, Emmanuel Macron. Tras dejar arrancada y en marcha la negociación entre conservadores, liberables y verdes, para la formación de una «Coalición Jamaica», que asuma el gobierno de Berlín, se encontró este martes con Macron para hacerse la primera foto de la nueva gran coalición europea. Todavía no es canciller y no puede organizar reuniones bilaterales entre Francia y Alemania, pero encontró la coartada perfecta, la inauguración de la Feria del Libro de Fráncfort. Alemania, Francia, papel impreso y muchos fotógrafos. Ese fue el escenario de la instantánea y la metáfora inicial del proceso que está a punto de comenzar.

«Estoy decidido a impulsar el compromiso de Alemania en el debate sobre las reformas europeas», dijo Macron antes del encuentro con la canciller alemana, durante un coloquio en la Universidad Goethe de Fráncfort con el verde Daniel Cohn-Bendit, líder de las protestas estudiantiles del 68, y con el politólogo Gilles Kepel. «Yo creo que cuando tienes una visión lo que tienes que hacer no es salir corriendo al médico, sino abrir un debate sobre esa visión con los tuyos», bromeó sobre las sugerencias de que sus planes son demasiado «idealistas».

«Si estamos preparados para políticas comunes de seguridad, de infraestructura digital, de energía, de inmigración y de lucha contra el terrorismo, entonces que alguien me explique por qué motivo no podemos tener un presupuesto europeo común», clamó, arrancando un aplauso de los estudiantes alemanes. Emmanuel Macron estableció además el plazo de «un año» para que los países europeos vayan haciendo sus aportaciones y para que la reforma europea comience a cobrar perfil.

Es más fácil que Merkel vea con buenos ojos un Ministerio de Finanzas antes que un presupuesto común

A pesar de que la reacción de Alemania a sus propuestas ha sido inicialmente fría, Merkel ha reconocido personalmente que «puede imaginarse» un Ministerio de Finanzas y un presupuesto europeo común. Aunque es más fácil que vea con buenos ojos un Ministerio de Finanzas antes que un presupuesto común que pueda implicar nuevas aportaciones económicas de Alemania a la UE.

Muchos analistas coinciden en que la «Coalición Jamaica» que se verá obligada a pactar para formar gobierno con verdes y liberales supondrá dificultades adicionales en la tarea de consensuar los nuevos pasos de integración europea con Macron y que «el contraste entre las expectativas en Bruselas y el resultado de las elecciones alemanas es evidente», en palabras de Rosa Balfour, investigadora del centro German Marshall Fund. Pero Merkel y Macron se esforzaron este martes en orillar todo lo que los separa y recordar lo que los une, un proyecto europeo «en el que se refleja nuestra alma, nuestra libertad de espíritu y nuestra libertad de expresión, que encuentran un gran exponente en esta feria», señaló la canciller alemana.

«La literatura es la mejor arma contra aquellos que intentan levantar muros y fomentar el fanatismo»Emmanuel Macron

«La cultura puede ayudar a Europa a encontrar su lugar en un mundo en cambio, los autores son el sismógrafo de movimientos sociales», dijo Merkel, recordando a los burócratas de Bruselas que Europa es mucho más que eurobonos y normativas e invitando a elevar la perspectiva con que sean abordadas las próximas reformas. «La literatura es la mejor arma contra aquellos que intentan levantar muros y fomentar el fanatismo», añadió Macron, refiriéndose sin citar a los movimientos extremistas y antieuropeos que la Europa del siglo XXI, está convencido, logrará dejar atrás.

Merkel, que está dispuesta a servir de contrapeso real a las «visiones» de Macron, insistía este martes en el gran significado del trabajo conjunto entre París y Berlín, y asentía con entusiasmo a las proclamas europeas del francés. «Europa ha perdido un poco el hilo en los últimos años», decía Macron, en referencia al euroescepticismo de Polonia y Hungría, «ahora necesitamos una hoja de ruta común que supere el debate puramente económico y una coalición de buena voluntad».