Gerry Adams y Mary Lou McDonald, en una imagen de 2016 en el exterior del Parlamento irlandés
Gerry Adams y Mary Lou McDonald, en una imagen de 2016 en el exterior del Parlamento irlandés - Afp

Mary Lou McDonald: la nueva líder del Sinn Féin, ante el reto de sacudirse la sombra de Gerry Adams

La única candidata a suceder al histórico dirigente del antiguo brazo político del IRA ha sido su mano derecha y está considerada astuta y despiadada, al tiempo que defensora de los derechos de las mujeres

Corresponsal en LondresActualizado:

Hace ahora 20 años parecía imposible que llegase a liderar el partido. En 1998 Mary Lou McDonald militaba entonces en el principal rival político del Sinn Féin, el Fianna Fail. Allí estuvo durante menos de un año antes de cambiar de bando y alistarse en la que ahora será su formación.

Única candidata a suceder al histórico Gerry Adams (34 años en el cargo), McDonald tomará las riendas oficialmente del partido nacionalista republicano irlandés y viejo brazo político del IRA el próximo 10 de febrero en Dublín, cuando sea ratificada. La formación la presentó el pasado sábado como la próxima presidenta, al no haber rival que le dispute el puesto.

Con 48 años y dos hijos, se pone al frente del Sinn Féin una mujer que no representa el estereotipo de líder de este partido en los últimos años, copado por hombres desde su comienzo. Nacida en Rathgar al sur de Irlanda en el seno de una familia acomodada, McDonald no tiene vínculos con el activismo armado del IRA y no formó parte de los principales movimientos de este grupo y de sus afines en las calles tanto de Irlanda como de Irlanda del Norte. Todo lo contrario. De hecho, estudió en una de las universidades más prestigiosas al sur de la isla, el Trinity College.

Mano derecha hasta ahora del propio Adams, fue la primera eurodiputada de este partido entre los años 2004 y 2009. Es entonces cuando dejó este puesto para ocupar un escaño en el Dail, la cámara baja irlandesa, desde donde se ha ganado una fama de firme oradora y defensora de los derechos y libertades de las mujeres. Al mismo tiempo, Adams la nombró su mano derecha y mujer de confianza para los asuntos clave del partido.

Los que la conocen aseguran que, como política, es astuta y despiadada. Su ascenso a un alto cargo ha sido el culmen de un plan que lleva gestando durante mucho tiempo, aunque la naturaleza exacta de su liderazgo no está clara.

Figuras destacadas dentro del partido la describen como «bastante firme» y sin timidez a la hora de tomar decisiones.

Respeto por los exmiembros del IRA

El pasado del Sinn Féin continuará presente en el futuro de la formación, pero el cambio en el liderazgo les ofrece la oportunidad de librarse de los grilletes de la era de Adams, aún anclado en el pasado, lo que le lastraba en votos en las elecciones tanto irlandesas como norirlandesas.

La cuestión es hasta qué punto quiere llegar McDonald. Solo el tiempo dirá si buscará distanciarse de Adams y compañía o continuar defendiéndolos y honrándolos en su ausencia. Algo que ha hecho hasta ahora al referirse siempre con respeto a los, considerados por ella, «héroes» y exmiembros del IRA, generando polémica siempre con estas declaraciones.