Del Pino durante una comparecencia en el Palacio de Miraflores el año pasado
Del Pino durante una comparecencia en el Palacio de Miraflores el año pasado - REUTERS

Maduro quiso destituir al presidente de PDVSA pero tuvo que retractarse

El presidente venezolano dio marcha atrás debido al peso de Del Pino en las negociaciones para canjear bonos de la petrolera

Actualizado:

Hace tres semanas el presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Eulogio del Pino, estaba prácticamente destituido del cargo. Sin embargo, las operaciones de alto riesgo que en este momento lidera, como canje de bonos, titularización de la deuda con proveedores y acuerdos para aumentar la producción obligaron al jefe del Estado, Nicolás Maduro, a cambiar de opinión, según informa el diario El Nacional.

La presión de los radicales, que sí lograron la salida del vicepresidente del área económica, Miguel Pérez Abad, puso a prueba la fortaleza del liderazgo de Del Pino, quien debió afrontar un fuerte llamado de atención de la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Sus declaraciones acerca del error de abandonar los campos del lago de Maracaibo, así como proponer un cambio en la participación accionaria de los contratos de las empresas mixtas de la Faja Petrolífera del Orinoco, fueron vistas por el PSUV como una traición al Plan de la Patria, confirmó una fuente ligada a ese partido. «Por eso vimos a Eulogio retractándose públicamente a través de su Twitter. Se lo exigieron en el PSUV», aseguró la fuente.

Salvado por la campana. Tan pronto se filtró hacia el mercado internacional que existía la posibilidad de que Del Pino fuera revocado del cargo, los bonos de PDVSA cayeron, y entre los contratistas e inversionistas del sector se hizo evidente la molestia.

El presidente de la petrolera lleva meses negociando un canje de bonos por un total de 7 mil millones de dólares por los vencimientos de los papeles 2016 y 2017. Esta operación la ha liderado personalmente y le permitiría a la empresa postergar por unos años los pagos de esos compromisos. «Su salida podría haber echado por tierra todos los avances de esta operación», asegura desde Nueva York un experto financiero.

Los rumores de salida de Del Pino pusieron en la palestra ciertos posibles nombres para sustituirlo. Uno de ellos fue el presidente de Citgo, Nelson Martínez, y el vicepresidente de Exploración y Producción, Orlando Chacín. Incluso se vio al propio ex presidente de PDVSA Rafael Ramírez saludando a trabajadores en las instalaciones de la petrolera en La Campiña.

Firmas internacionales como Torino Capital LLC señalaron que la posibilidad de que Del Pino fuera reemplazado aumentaba el nivel de incertidumbre sobre la voluntad de pago del gobierno. «Mucho más en momentos en que está llevando a cabo un posible canje de bonos de PDVSA».

Producción en caída libre. Del Pino afronta un pronunciado descenso en la producción de crudo, que para mayo registró una caída de 120.000 barriles diarios. La firma Barclays Capital pronostica que si no se revierte esa situación, la caída puede llegar a 250.000 barriles diarios para finales de año. La baja no solo obedeció a la crisis eléctrica, sino también al problema con el pago a los proveedores de servicios, que ante las cuantiosas deudas han disminuido sus operaciones en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Por esa razón el presidente de PDVSA había venido adelantando una titularización de deuda con proveedores. A través del otorgamiento de una suerte de pagarés se acordó cancelar parte de los compromisos con algunas de las empresas grandes que operan en la Faja para que reactivaran sus actividades.

Si bien es cierto que ese proceso se ha visto complicado por la diferencia de criterios que tiene Del Pino con Carlos Erick Malpica Flores -sobrino de Cilia Flores que maneja la gerencia de Finanzas de Pdvsa-, los proveedores vieron con buenos ojos «el empeño de Del Pino por tratar de hallar una salida y honrar los compromisos, y un cambio en la presidencia habría sido muy mal interpretado», destacó una fuente cercana al presidente de la empresa estatal.

Por ahora el canje de bonos está parcialmente cerrado. Ahora se están haciendo las negociaciones para las dos versiones de los bonos PDVSA 2017 que vencen en noviembre. Para estas operaciones Credit Suisse aceptó ser el intermediario, y es el propio Del Pino quien adelanta todas las conversaciones antes de la fecha tope que vence los primeros días de septiembre.

El dato

El Census Bureau de Estados Unidos señala que los ingresos por exportación de PDVSA hacia ese país totalizaron 4,3 mil millones de dólares durante el primer semestre de 2016, es decir, un 45,2% menos con relación al mismo período de 2015.

Esto se debe a la caída de 37,3% en el precio del petróleo venezolano y a la baja del volumen de crudo que PDVSA vendió a ese país y que sumó 779.000 barriles diarios.