El presidente galo, Emmanuel Macron, ofrece un discurso sobre seguridad a representantes de la Policía nacional francesa, en el Palacio del Elíseo de París (Francia)
El presidente galo, Emmanuel Macron, ofrece un discurso sobre seguridad a representantes de la Policía nacional francesa, en el Palacio del Elíseo de París (Francia) - EFE

Macron ofrece mano dura contra la delincuencia con la creación de 10.000 nuevos puestos policiales

El presidente francés ha anunciado la definición de 80 zonas de seguridad prioritaria en los suburbios y la formación de una nueva «policía de seguridad cotidiana»

Corresponsal en ParísActualizado:

Emmanuel Macron ha reinstalado la seguridad nacional en el corazón de su política de reformas, confirmando la creación de 10.000 nuevos puestos de policías y gendarmes, la definición de 80 zonas de seguridad prioridad en los suburbios, y formación una nueva «policía de seguridad cotidiana», presentada como «gran novedad».

Dirigiéndose a los 500 más altos responsables de la seguridad interior (Gendarmería, Policía, prefectos), el presidente de la República ha subrayado que la seguridad nacional es la «prioridad de las prioridades» de todo su proyecto político personal.

Macron comenzó su discurso solemne con esta demanda: «Os pido que seáis fuertes y justos. Jamás débiles». Meses a atrás, el presidente se había dirigido a los más altos cargos de todos los ejércitos en estos términos: «El Jefe soy no. Y no necesito consejos».

Jefe supremo de los Ejércitos, responsable del nombramiento de todos los altos cargos de la seguridad nacional (exterior y exterior), Macron confirmó en el Elíseo sus prioridades esenciales: «Lucha contra el terrorismo y la amenaza islamista internacional», «restauración de la seguridad cotidiana allí donde sea necesario», «dotar a las fuerzas de seguridad de nuevos recursos», «aceleración y agilidad de los procedimientos penales», «reorganización y creación de nuevos recursos de seguridad».

Zonas de seguridad prioritaria

Lionel Jospin, ex primer ministro, en 1998, y Nicolas Sarkozy, ex presidente, el 2003, crearon una «policía de proximidad»… unidades policiales desplegadas en los barrios «conflictivos», en toda Francia, con un afán entre «preventivo» y «disuasivo». Macron anuncia la creación de una «policía de seguridad cotidiana» (PSC), que, según él, «no tendrá nada que ver con la difunta «policía de proximidad». La nueva PSC se propone ser mucho más «activa» y menos «pasiva», con recursos materiales y legales «más efectivos», para poder perseguir con más rapidez las nuevas formas de delincuencia urbana y suburbana.

Hace años que los sociólogos habían detectado unas 780 zonas de inseguridad suburbana, en toda Francia. Macron ha definido 80 «zonas de seguridad prioritaria» (ZSP), en 117 ciudades de 47 departamentos. Se trata de un previsible despliegue policial de nuevo cuño. Las nuevas ZSP pudieran estar dotadas de recursos humanos y técnicos especiales, para combatir la nueva criminalidad suburbana. No es un secreto que en la periferia de París hay fichados más de 4.000 sospechosos de tendencias islamistas subversivas.

Diez mil nuevos empleos de gendarmes y policías serán creados en los próximos cuatro años. Dirigiéndose a los más altos mandos de las fuerzas de seguridad del Estado, Macron insistió en “la más urgente necesidad de ser inflexibles e intratables con todas las formas de delincuencia individual u organizada”.