Internacional

Lula afirma, entre lágrimas, que los fiscales tendrán que pedirle perdón por perseguirlo

El juez del caso Petrobras, Sergio Moro, condena a casi diez años de cárcel al terrateniente José Carlos Bumlai, amigo de Lula; al extesorero del Partido de los Trabajadores João Vaccari Neto y al exdirector de la petrolera estatal Nestor Cerveró

Lula da Silva, entre lágrimas, durante una rueda de prensa este jueves en Sao Paulo
Lula da Silva, entre lágrimas, durante una rueda de prensa este jueves en Sao Paulo - Reuters

Tras criticar a los fiscales por no presentar pruebas concretas en su contra, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva pasó a las lágrimas y negó ser el dueño de los inmuebles que le imputan. Afirma que tiene la «conciencia tranquila» y que deberán pedirle disculpas por la «persecución» contra él y su familia. «Prueben una corrupción mía que me entregaré para ser encarcelado», declaró este jueves durante una rueda de prensa en Sao Paulo.

El expresidente dijo respetar las instituciones que, según señaló, se fortalecieron durante su mandato (2003-2011), pero acusó a los fiscales de usar «pirotecnia» mediática para denunciarlo. «El único derecho que conquisté fue el de andar con la cabeza bien alta», afirmó.

Lula da Silva ironizó que el fiscal Deltan Dallagnol lo señalase el miércoles como «comandante máximo» de la trama de corrupción de Petrobras, cuando no tenía pruebas sino convicciones. «No tengo pruebas, pero tengo convicciones», parafraseó Lula sobre su inocencia. «Tengo la convicción de que cambiamos el país y de eso tengo pruebas», prosiguió.

Para el sindicalista, la oposición nunca aceptó su reelección ni la de su sucesora, Dilma Rousseff, destituida en agosto. «Ellos (los parlamentarios) consiguieron dar un golpe tranquilo y fácil, sin régimen militar en las calles», señaló sobre el proceso.

Favorito en las encuestas para las presidenciales del próximo año, Lula dijo que a los casi 71 años está fuerte para afrontar el proceso con tranquilidad. Dijo que está a disposición de la Justicia, pero pidió que dejen a su familia en paz. Los nombres de su esposa, Mariza Leticia, y de sus hijos, constan en las investigaciones.

Posesiones de lujo

El fiscal Dallagnol está convencido de que Lula posee un triplex en la playa y una casa de campo, resultado de ventajas dadas durante su Gobierno a constructoras contratadas por Petrobras. El juez del caso Petrobras, Sergio Moro, condenó el jueves a casi diez años de cárcel al terrateniente José Carlos Bumlai, amigo de Lula; al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT) João Vaccari Neto y al exdirector de Petrobras Nestor Cerveró.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios