Soldados de Bashar al Assad comen carne de una barbacoa cerca de Damasco, la capital siria - Reuters | Vídeo: EEUU, Reino Unido y Francia bombardean Siria (EUROPA PRESS)

La llegada de investigadores de la ONU enfría el ataque en Siria de Estados Unidos

No habrá ofensiva al menos mientras los expertos analicen si hubo ataque químico

Sigue el ataque en Siria y las últimas noticias en directo

Corresponsal en JerusalénActualizado:

Los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ya están en Siria para investigar el supuesto ataque con armas químicas denunciado por la oposición hace una semana. Medios próximos al Gobierno sirio informaron de la llegada de los primeros cuatro investigadores y adelantaron que un segundo equipo se sumaría a los trabajos en Duma, la ciudad más importante de Guta de la que acaban de salir los combatientes del Ejército del Islam tras alcanzar un acuerdo con las autoridades de Damasco.

[Sigue el ataque en Siria y las últimas noticias en directo]

La llegada de los expertos de este organismo internacional, que ya supervisó la entrega del arsenal químico de Siria pactada con Estados Unidos en 2013, invitaba a pensar que el ataque anunciado por Donald Trump podría retrasarse al menos hasta el final de su misión, aunque se ha llevado a cabo esta madrugada. La serie de mensajes incendiarios en las redes sociales alertando de la llegada de los primeros misiles a Siria, las advertencias de Rusia y la misión de la OPAQ no han sido suficientes para que Trump retrasara el ataque.

La Comisión de Investigación de la ONU para Siria emitió un comunicado en el que subrayó «la necesidad imperativa de que se preserven las pruebas» y en el que insta «a todas las autoridades relevantes a asegurar que nadie altere lugares y objetos sospechosos ni tampoco influya en los testigos y víctimas antes de que expertos e investigadores independientes tengan acceso a la zona».

El trabajo de la OPAQ llega en mitad del cruce de acusaciones sobre un ataque que, como ocurre cada vez que hay una denuncia de este tipo, la oposición confirma y el régimen niega. Todos aseguran tener «pruebas irrefutables», como señaló el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, de que se emplearon armas químicas o de que todo fue un montaje para provocar la intervención militar de Trump, por lo que el organismo internacional se enfrenta a una misión de gran dificultad.

Una semana desde el ataque con armas químicas

Ha pasado una semana desde la denuncia del ataque, en el que habrían muerto más de 70 personas, según los opositores, y el acceso a estos cuerpos o a los más de 500 heridos, según los datos manejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pueden ser decisivos para el informe final.

La vacilación de Trump a la hora de concretar el ataque se contagió a su homólogo francés, Emmanuel Macron, quien recibió la advertencia de Putin de que «es esencial evitar toda acción irreflexiva y peligrosa que sería una violación flagrante de la Carta de Naciones Unidas y que tendría consecuencias imprevisibles». Putin insistió «en la necesidad de llevar a cabo una investigación completa y objetiva hasta cuya conclusión sería juicioso abstenerse de toda acusación contra quien quiera que sea», según un comunicado difundido por el Kremlin, el gran aliado militar y diplomático de Bashar Al Assad.

Francia, junto al Reino Unido, mostró su disposición a sumarse a la operación de castigo contra el Gobierno sirio por el supuesto uso de sustancias prohibidas en Duma. La llegada de los equipos de la OPAQ y los mensajes de Rusia, que tiene dos bases en Siria, sin embargo, enfrió la posibilidad de un ataque que finalmente sí se ha llevado a cabo.