Merkel, a su llegada a la reunión donde iban a tener lugar las negociaciones para formar gobierno, en Berlín
Merkel, a su llegada a la reunión donde iban a tener lugar las negociaciones para formar gobierno, en Berlín - Reuters

Los liberales rompen el diálogo para formar gobierno en Alemania

Tras cinco semanas de negociación, Merkel lamenta el fracaso de las conversaciones

Corresponsal en BerlínActualizado:

Merkel había dado de plazo, a modo de ultimátum, las seis de la tarde de ayer. Plazo que fue de nuevo prorrogado hasta bien entrada esta madrugada, cuando el Partido Liberal (FPD) anunciaba que interrumpía las conversaciones en marcha desde hace cinco semanas y abandonaba la mesa de diálogo por considerar que no era posible «llegar a un acuerdo en temas fundamentales», según el presidente de los liberales, Christian Lindner.

Después de muchas horas encerrados en la sede de la representación de Baden-Württenberg en Berlín, el acuerdo entre el bloque conservador, los Verdes y el FPD no fue posible y el panorama se le complica a la canciller, Angela Merkel, en la formación de una coalición de gobierno.

Ante el evidente bloqueo de las negociaciones en las que Merkel trataba de formar una coalición, el presidente de Alemania, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, había hecho unas declaraciones a primera hora de ayer en las que pedía a los partidos implicados «evitar la convocatoria de nuevas elecciones», pero el capítulo referente a inmigración y asilo se ha enquistado entre los miembros de la denominada Coalición Jamaica y la posibilidad de una repetición de las elecciones cobraba fuerza esta pasada madrugada. Sin embargo, unos nuevos comicios, según todos los sondeos, ofrecerían un resultado sin apenas diferencias respecto a las elecciones del pasado 24 de septiembre.

Solo en las últimas 48 horas habían sido presentadas hasta cinco propuestas diferentes sobre el punto más conflictivo: el derecho de reagrupación familiar de los refugiados que han obtenido el estatus de asilo en Alemania. En cada propuesta se establecían una serie de restricciones, con diferentes grados de dificultad, pero sobre ninguna de ellas ha habido acuerdo y todas las partes culpan a la contraria de inmovilismo.

La figura más «antipática» presente en las negociaciones es Horst Seehofer, el presidente de Baviera y del partido hermano de la CDU de Merkel, la Unión Socialcristiana (CSU), que una vez tras otra ha rechazado las posibilidades de consenso que ofrecían el resto de los partidos.

Caminando en círculo

Tras una reunión de cada partido por separado, todos decidieron anoche volver a la mesa en un último intento por salvar la Coalición Jamaica que, de fructificar, habría dado como fruto un borrador provisional del acuerdo de gobierno sobre el que habría que seguir negociando detalles antes de someterlo a votación a las distintas bases. «Llevamos semanas caminando en círculo, esto solo lo soluciona una reunión de los cuatro jefes de los partidos a solas», dijo anoche el vicepresidente de los liberales, Wolfgang Kubicki: «Se han quedado los jefes y hemos salido los indios». No dio resultado.