El líder opositor malasio Anwar Ibrahim (c) sonríe a su llegada a una rueda de prensa en Kuala Lumpur (Malasia)
El líder opositor malasio Anwar Ibrahim (c) sonríe a su llegada a una rueda de prensa en Kuala Lumpur (Malasia) - EFE

Liberado Anwar Ibrahim, líder opositor de Malasia encarcelado por sodomía

Indultado tras el cambio de Gobierno, este carismático político siempre ha negado los cargos, que achacaba a una conspiración para que no pudiera presentarse a las elecciones

CORRESPONSAL EN ASIAActualizado:

Una semana después de la derrota del Gobierno en las elecciones de Malasia, este miércoles ha sido liberado Anwar Ibrahim, líder de la oposición que cumplía condena por sodomía en un caso con oscuros motivos políticos. Anwar, de 70 años, ha sido indultado por el rey de Malasia porque era una de las promesas electorales de la coalición Pakatan Harapan (Alianza Harapan), dirigida por el veterano Mahathir Mohamad, quien repite como primer ministro a sus 92 años.

Durante el anterior mandato de Mahathir, que duró desde 1981 hasta 2003, Anwar ocupó diversas carteras y llegó a ser su viceprimer ministro. Aunque estaba destinado a sucederlo, acabó cayendo en desgracia en 1998 y un año después fue condenado por abuso de poder. En 2000 fue sentenciado a nueve años más de cárcel por sodomía, ya que un antiguo secretario denunció que lo había volado. Anwar, que siempre negó los cargos y aseguró que se debían a una conspiración política, fue liberado en 2004, cuando la sentencia fue anulada.

Su vuelta a la política estuvo a punto de darle la victoria en las elecciones generales de 2008 y 2013, cuando amenazó la hegemonía en el poder del Barisan Nasional (Frente Nacional). Pero la historia se repitió y otro ayudante volvió a denunciarlo por violación en 2008. Por falta de pruebas, el juez lo exculpó en 2012, pero el Tribunal de Apelación rechazó dicha sentencia en 2014 y el Tribunal Federal de Malasia, el máximo órgano judicial del país, ratificó la condena un año después. Sentenciado a cinco años de cárcel, Anwar ha sido finalmente liberado y podrá reincorporarse a la política una vez demostrada su inocencia.

En sendas entrevistas concedidas a ABC en 2010 y 2014, Anwar Ibrahim ya explicó que su persecución legal era «una estrategia del Gobierno» para que no pudiera presentarse a las elecciones. De igual modo, se mostró convencido de que algún día llegaría a ser primer ministro.

Aunque el ganador de las elecciones, Mahathir, ya ha avanzado que solo estará al frente del Gobierno dos años y que luego le cederá el poder a Anwar, este ha desvelado que de momento no entrará en el Ejecutivo. «Estaré bien informado, pero por ahora no necesito servir en el Gabinete», explicó a los periodistas tras ser liberado, según informa el periódico «New Straits Times».

Convaleciente de una dolencia en el hombro, Anwar estaba ingresado en el Hospital de Rehabilitación Cheras de Kuala Lumpur, de donde salió aclamado por sus seguidores. Al grito de «¡Reformasi!», el canto de guerra de sus partidarios cuando fue destituido en 1998, este carismático político vuelve a disfrutar de la libertad gracias a su antiguo mentor Mahathir, quien luego se convirtió en su enemigo.

Sorprendiendo a todo el mundo, Mahathir abandonó el partido gobernante en 2016 y se pasó a la oposición hastiado por la corrupción del primer ministro Najib Razaj, investigado por el saqueo del fondo de inversión 1MBDB. Muy respetado por el despegue económico que logró durante su mandato, Mahathir ha formado tándem político con la esposa de Anwar, Wan Azizah, quien ya ocupa el cargo de viceprimera ministra.

«En un momento en que la democracia está en retirada, espero que la gente de Malasia le haya dado esperanzas a todo el mundo en su clamor por la libertad», se congratuló Anwar en una entrevista concedida al grupo australiano de comunicación Fairfax Media. Después de que la oposición haya desbancado al partido en el poder tras seis décadas de hegemonía, en concreto desde la independencia de los británicos en 1957, Anwar augura un «nuevo amanecer» para Malasia.