Internacional

El laberinto judicial de Cristina Kirchner y su vía de escape electoral

La expresidenta tiene abierto media docena de frentes judiciales y las encuestas sobre su candidatura a senadora (el 22 de octubre) la colocan en un discreto segundo puesto

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner - REUTERS

Muchas noticias y ninguna buena para Cristina Fernández de Kirchner. La expresidenta tiene abierto media docena de frentes judiciales y las encuestas sobre su candidatura a senadora (el 22 de octubre) la colocan en un discreto segundo puesto por detrás de Esteban Bullrich, el candidato del Gobierno de Mauricio Macri.

La ilusión de volver (al poder) y ser millones (modelo Eva Perón) parece que se quedará en una expresión de deseo y no en realidad electoral. A la viuda de Néstor Kirchner el panorama en las urnas se le oscurece aunque le alcanzaría para lograr un escaño y tratar de blindarse con fueros frente a la batería de citaciones, imputaciones y procesamientos que la acompañan allá donde va. Eso, si logra que sus futuros compañeros de Cámara no impugnen su virtual escaño, posibilidad que no le parece descabellada a la diputada Margarita Stolbizer , impulsora de buena parte de las querellas contra la ex presidenta.

Stolbizer, ex miembro de la Unión Cívica radical y actual aliada del peronista Sergio Massa, recurrió a palabras de la propia Cristina Fernández para plantear, en un futuro que parece inminente, su no admisión en la Cámara Alta. «Incorporar a un ciudadano con múltiples procesos, (judiciales) todos ellos con motivo del ejercicio de la función pública —decía la ex presidenta en el 2001— acarrearía un escándalo difícil de superar y podría herir de muerte las posibilidades de reconciliar esta institución con la sociedad». La declaración de Fernández, cuando era senadora, fue para impugnar la incorporación a su escaño del ex gobernador Raúl Romero Feris, sobre el que pesaban, «16 procesamientos firmes y dos condenas».

En su caso, la cantidad de procesamientos no es la misma aunque la calidad de los mismos podría no tener precedente. El más grave de todos —o de mayor dimensión histórica— tiene que ver con la acusación del difunto fiscal Alberto Nisman por encubrimiento de los presunto autores iraníes del atentado al edifico de la AMIA (85 muertos y centenares de heridos). Su colega, el fiscal Guillermo Marijuan, recogió el testigo de Nisman y espera la decisión del juez federal, Claudio Bonadío, para que la cite como imputada en la causa clasificada por el magistrado de «Traición a la patria». Bonadío, por «economía procesal» unificó esta semana los expedientes relacionados antes de, una vez más, decidir cuándo convoca en su despacho a CFK, siglas con las que todavía se identifica a la mujer que concentró mayor poder en la historia de Argentina.

El magistrado se convirtió, con la ex presidenta todavía en el poder, en la espada de Damocles de la justicia para ella y buena parte de su Gobierno y su familia (sus hijos, Máximo y Florencia, también están embargados). Su vicepresidente, Amado Boudou, el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete, entre otros, desfilan por los juzgados con denuncias que sorprenden hasta al Código Penal. Quizás, la más insólita sea la del ex vicepresidente, procesado por la apropiación indebida de la fábrica de imprimir papel moneda en circulación (pesos).

La lista de imputaciones de Cristina Fernández ahora se reparte en mesas de diferentes jueces. Con su patrimonio y pensiones (como ex presidenta y viuda) embargados, su estreno en el banquillo no parece estar lejano. La primera cita sería por su procesamiento en la denominada causa de «dólar futuro» que, según las investigaciones judiciales, provocó pérdidas de unos 55 mil millones de pesos al Banco Central. El juez estima que, deliberadamente, ella, en connivencia con el ex minsitro de Economía, Axel Kicillof y otros catorce procesados, dispusieron la venta de divisas —con fecha posterior al fin de mandato de Fernández—, a un precio inferior al del mercado ocasionado ese daño irreparable al BC.

Si los tiempos previstos se mantienen la secuencia que seguiría incluirá su comparencia por «asociación ilícita» en la adjudicación de más de medio centenar de obras públicas a sus socios (Lázaro Báez, el principal, esta en prisión) en proyectos sobrevaluados, con comisiones indebidas, sin fiscalización y en muchos casos sin llegar a realizarse. En estos casos, las pérdidas para las arcas del Estado se calculan en torno a los 46.000 millones de pesos.

Las idas y vueltas de «Cristina» por los tribunales de momento parecen no entorpecer su campaña electoral donde, a la vista de los sondeos, tuvo el desparpajo de pedir al resto de los candidatos de la oposición y a la gente que se unan y voten por ella. Stolbizer, de nuevo, le recordó, «Antes que buscar acuerdo, decline su candidatura y prepare su defensa. Mes antes o después, estará sentada en juicio oral por los delitos», le espetó la también la candidata a un escaño al Senado por la provincia de Buenos Aires.

Además de las causas mencionadas, la ex presidenta tendrá que defenderse de las acusaciones de lavado de activos, fraude en documento público, corrupción y un largo etcétera donde fiscales y jueces aprecian que utilizó sus hoteles para cometer esos delitos. Uno de las artimañas utilizadas era el falso alquiler de habitaciones que nunca se ocupaban para blanquear sus fondos. La conocida como «ruta del dinero K» es otra de las causas que deberá afrontar la ex jefa del Estado. De acuerdo al arrepentido, Leonardo Fariñas, durante sus Gobiernos y el de su difunto marido, la «asociación ilícita» que encabezaría, se habría robado el equivalente a un PIB de Argentina. La escena del saqueo, que observa la justicia, la ilustra como nadie el vídeo de las bolsas con millones de dólares en el convento, del hoy preso, José López, número 2 del Planificación y como el ex ministro De Vido, toda una vida trabajando, codo a codo, con el matrimonio Kirchner.

Toda la actualidad en portada

comentarios