Internacional

Kellyanne Conway, la mujer fuerte del trumpismo

Es la primera fémina que dirige una campaña presidencial y la lleva a la victoria. Podría tener un puesto de responsabilidad en la Casa Blanca

Kellyanne Conway, esta semana a la salida de las Torres Trump, tras reunirse con el presidente electo
Kellyanne Conway, esta semana a la salida de las Torres Trump, tras reunirse con el presidente electo - REUTERS
JAVIER ANSORENA Corresponsal En Nueva York - Actualizado: Guardado en:

«Hay un camino para la remontada», le dijo Kellyanne Conway a Donald Trump el 12 de agosto, el día que el candidato republicano le ofreció el puesto de directora de una campaña que iba en picado. Hillary Clinton disfrutaba de una ventaja amplia en las encuestas, que en ese momento parecía irrecuperable: la convención demócrata de Filadelfia fue un éxito y Trump no dejaba de ponerse zancadillas. Entre otras cosas, insultó al padre de un militar estadounidense muerto en combate y recrudeció sus enfrentamientos con pesos pesados republicanos como Paul Ryan o John McCain. Para colmo de males, su jefe de campaña, Paul Manafort, parecía condenado por informaciones sobre su relación con el Gobierno prorruso en Ucrania de Viktor Yanukovich. Era la época en la que el «establishment» republicano desertaba en masa hacia el bando de Clinton.

Ante las voces que le pedían que moderara su discurso, Trump huyó hacia adelante. Le pidió a Stephan Bannon, el gran agitador ultraconservador de los medios «alt-right», que se pusiera al frente de la campaña. Este le dijo que solo lo haría si contaba con Conway. Trump anunció el 17 de agosto que Bannon era el nuevo presidente de la campaña y Conway, su directora.

Conway metió una marcha más en la campaña: maquilló y canalizó el discurso de Trump en los medios

Han pasado tres meses y, contra todo pronóstico, Trump es el ganador de las elecciones, y Conway la primera mujer que dirige una campaña presidencial victoriosa. Es imposible saber qué ascendencia tuvo Conway sobre las decisiones de Trump en el decisivo final de la campaña. Decir que ella consiguió domesticar a la personificación del verso libre sería excesivo. Pero lo cierto es que Trump se centró más en el mensaje de brocha gorda destinado al movimiento de blancos de clase media que creó durante las primarias, leyó sus discursos y dio la batalla hasta el final. Hubo improvisación y errores, pero es innegable que Conway metió una marcha más en la campaña: maquilló y canalizó el discurso de Trump en los medios sin descanso y mostró una fe inquebrantable, también en los peores momentos, como cuando salió a la luz el vídeo en el que usaba lenguaje obsceno sobre las mujeres.

Especialista en el voto femenino

Esa, precisamente, ha sido la especialidad de Conway en su carrera: las mujeres, y cómo conseguir su voto para candidatos conservadores. Dedicada a las encuestas y a la formación de opinión casi desde que se licenció en Derecho por la Universidad George Washington, Conway se convirtió, todavía veinteañera, en un rostro habitual como analista conservadora para televisión. Como experta electoral, ha trabajado para pesos pesados del ala más conservadora del partido republicano, como Newt Gingrich, Michelle Bachman o Mike Pence. También para grupos como la Asociación Nacional del Rifle y el Consejo para la Investigación Familiar.

Nadie duda de que Conway tendrá un cargo en la Casa Blanca

Trump quiso que trabajara para su campaña desde el principio de las primarias, pero ella se inclinó por Ted Cruz. Ingresó en el equipo de Trump cuando él se aseguró la nominación, con el objetivo de mejorar su percepción entre las mujeres (al final el 42% del voto femenino y el 53% del voto femenino blanco fue para Trump, superior a lo esperado). Acabó de forma inesperada, igual que lo fue la victoria de Trump, dirigiendo la campaña del candidato ganador.

Con la misma intensidad que durante la campaña, ahora Conway sube y baja la Torre Trump de Nueva York, desde donde el presidente electo organiza de forma errática su equipo de Gobierno. Nadie duda de que tendrá un cargo en la Casa Blanca. Se especula que será  su secretaria de Prensa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios