Internacional

Kagame arrasa en Ruanda con el 98% de los votos

El presidente ruandés encadena así su tercer mandato consecutivo

El presidente de Ruanda, Paul Kagame depués de votar para las elecciones generales, en un centro electoral en Kigali (Ruanda)
El presidente de Ruanda, Paul Kagame depués de votar para las elecciones generales, en un centro electoral en Kigali (Ruanda) - EFE
EFE - Actualizado: Guardado en: Internacional

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, revalidó su tercer mandato con un 98,66 por ciento de los votos en las elecciones celebradas ayer en el país, según los resultados provisionales divulgados hoy por la Comisión Electoral.

Con el 80 % del escrutinio, Kagame obtuvo el 98,66 % de los votos, mientras que su principal rival, Frank Habineza, líder del Partido Verde Democrático de Ruanda (DGPR), se quedó con 0,45 % y el otro candidato independiente Phillippe Mpayimana con un 0,72 %.

Ayer, en plena jornada electoral, los seguidores de Kagame ya empezaron a celebrar su victoria en la capital -fuertemente vigilada por la Policía para la ocasión- y en los suburbios.

Este aparente ambiente de unidad y reconciliación en el país, que siempre ha abanderado el Gobierno de Kagame, contrasta con las denuncias de organizaciones internacionales que advierten de un «clima de terror» por la represión a las voces críticas. Por ejemplo, durante la campaña y con el pretexto de salvaguardar la cohesión nacional, la comisión electoral impuso la censura previa a los mensajes en las redes de los candidatos.

Kagame, de 59 años, lleva proclamando su victoria en las elecciones desde 2015, cuando el 98 % de la ciudadanía le avaló en un referéndum para modificar la Constitución y eliminar la barrera de dos mandatos presidenciales. En sus primeras elecciones, en 2003, Kagame obtuvo el 90 % de los votos, mientras que en las de 2010, que ya se celebraron sin una oposición genuina, logró el 93 %.

Expertos locales aseguran que la causa de estos abultados resultados son la paz y la prosperidad que les proporciona su Gobierno y también el temor a que vuelvan las tensiones étnicas que acabaron en el genocidio de 1994, cuando unos 800.000 tutsis y hutus moderados perdieron la vida en cien días de violencia.

Toda la actualidad en portada

comentarios