Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional
Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional - AFP

La justicia francesa impone a Marine Le Pen la vuelta de su padre al Frente Nacional

Harta de sus provocaciones racistas y antisemitas, la líder del FN y su «guardia pretoriana» decidieron expulsar a Jean-Marine Le Pen del partido, donde «solo» ocupaba la presidencia de honor

PARÍSActualizado:

Marine Le Pen se verá obligada judicialmente a reintegrar a su padre como presidente de honor del Frente Nacional (FN, extrema derecha), del que fue expulsado el mes de agosto de 2015, según varias fuentes oficiosas.

Harta de sus provocaciones racistas y anti semitas, Marine Le Pen y su «guardia pretoriana» decidieron expulsar a Jean-Marine Le Pen del FN, donde «solo» ocupaba la presidencia de honor. Se trataba de intentar romper el «cordón umbilical» entre el racismo y la xenofobia del partido «tradicional» y el «nuevo FN» liderado por Marine.

Jean-Marine Le Pen decidió responder a su hija por la vía judicial, presentando una queja ante el Tribunal de Versalles, que, dos años y medio más tarde, habría decidido dar la razón al presidente fundador del FN.

Si la sentencia se confirmase y Marine Le Pen no presentase un recurso, la presidenta del partido de extrema derecha se vería obligada a aceptar la «reintegración» de su propio padre en las instancias de su propio partido.

Jean-Marine Le Pen fundó el FN en 1972. Y, desde entonces, ha sido un partido profundamente perturbador de la vida política francesa.

Cuando Marine Le Pen decidió «recentrar» el partido fundado por su padre, el patriarca tomó tal decisión como una provocación familiar y política. Comenzó entonces una guerra sorda entre los Le Pen, acosados, al mismo tiempo, por varios escándalos de financiación ilegal, uso y abuso de fondos públicos europeos.

Dando la razón a Jean-Marie Le Pen, contra su hija, el Tribunal de Versalles reabre unos enfrentamientos esperpénticos en el terreno familiar y suicida en el terreno político.