Internacional

La Junta Militar de Tailandia asegura que continúa la hoja de ruta para celebrar elecciones el próximo año

A comienzos del pasado mes de agosto, Tailandia aprobaba en referéndum una reforma constitucional que reafirmaba el poder de los militares

El viceprimer ministro Prawit Wongsuwan
El viceprimer ministro Prawit Wongsuwan

La Junta militar de Tailandia, quien tomara el poder en 2014, continúa con su intención de celebrar elecciones el próximo año, según ha aseverado este jueves el viceprimer ministro, Prawit Wongsuwan.

«Es lo mismo que antes», destacó Prawit a la prensa. «Si podemos celebrar elecciones lo haremos», añadió.

A comienzos del pasado mes de agosto, Tailandia aprobaba en referéndum una reforma constitucional que reafirmaba el poder de los militares. Ya entonces, el líder de la Junta, Prayuth Chan-ocha, había advertido de la necesidad de ratificar el nuevo ordenamiento para la celebración del proceso electoral.

En este sentido, la reforma de constitución permite a los militares y a sus aliados designar «legalmente» gobiernos futuros. Una cuestión que agrava el peso político logrado por las fuerzas armadas en la últimos años. Más aún, tras el golpe de 2014.

De igual modo, Tailandia se encuentra en luto oficial por la muerte del monarca Bhumibol Adulyadej, fallecido el pasado 13 de octubre a los 88 años de edad, y que se prolongará durante un año.

«Por favor, tengan confianza en la hoja de ruta (…) Las elecciones se llevarán a cabo en 2017, nunca he dicho nada diferente a esto», reconoció Prayuth este verano en su primera declaración ante los medios tras la luz verde al nuevo texto.

No obstante, el miércoles, el también viceprimer ministro Wissanu Krea-ngam destacaba que, aunque las elecciones tendrán lugar el próximo año, quizá haya que esperar a más tarde para vislumbrar el nuevo Gabinete.

«Yo diría que las elecciones tendrán lugar el próximo año, pero no debemos ir tan lejos como decir que tendremos un nuevo gobierno en el mismo año», reconoció Krea-ngam.

Sobre el papel, la nueva constitución buscaba combatir la corrupción que impregna el país. Solo esta palabra -«corrupción»- se menciona 46 veces en el documento.

Sin embargo, entre las principales críticas se encuentra la posibilidad de que los militares elijan a su antojo los asientos del Senado durante los próximos cinco años.

«La nueva constitución prolongará la autoridad y el poder del NCPO (Consejo Nacional para la Paz y el Orden, nombre oficial del Gobierno marcial)», denunciaba entonces a ABC Rangsiman Rome, líder del Movimiento Nueva Democracia, un grupo de activistas opositores a la Junta militar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios