Internacional

La jornada electoral en Marruecos, marcada por la baja participación y denuncias de fraude

El presidente islamista Abdelilah Benkirán espera poder reeditar su victoria de 2011 como un «resultado natural» de su labor

Marroquíes votan durante las elecciones legislativas en un colegio electoral en Rabat
Marroquíes votan durante las elecciones legislativas en un colegio electoral en Rabat - EFE
MANUEL TRILLO Enviado Especial A Rabat - Actualizado: Guardado en:

Los marroquíes han acudido este viernes a las urnas para decidir si dan de nuevo su confianza a los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que encabeza la coalición gobernante desde 2011, u optan por un cambio.

La baja participación ha marcado la jornada electoral. Solo un 43% de los ciudadanos con derecho a voto acudieron a ejercer su derecho, segun ha informado el Ministerio del Interior al cierre de los colegios, lo que supone dos puntos menos que en los anteriores comicios legislativos hace cinco años.

Por otra parte, el PJD ha reclamado esta tarde la “intervención urgente” del Ministerio del Interior ante los “abusos” e intentos de fraude con los que, a su juicio, “agentes de la autoridad” trataban de “influir en la voluntad” de los votantes hacia uno de los partidos, en lo que parecía una alusión a su principal rival en los comicios, el PAM. A lo largo de la jornada se han difundido vídeos con supuestas irregularidades, como el de un presidente de mesa que metía papeletas en una urna cuando estaba solo.

El PJD parte teóricamente como favorito en las elecciones legislativas, aunque la prohibición de encuestas desde antes de la campaña impide tener datos a priori de las preferencias de la población, más allá de las percepciones a pie de calle.

El laico Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) se considera, al menos en los medios locales, como la principal alternativa.

En juego están los 395 escaños de la Cámara de Representantes, para la que se presentan un total de 7.000 candidatos de más de 1.400 listas.

El PJD ha hecho «un buen trabajo», declaraba tras votar por los islamistas un pensionista vestido con una chillaba blanca, Ben Said Mohamed, que ejerció su derecho en el mismo colegio electoral que el líder de ese partido y actual presidente del Gobierno, Abdelilah Benkirán. Ben Said destacaba, sobre todo, sus logros económicos, y consideraba que los aspectos religiosos no eran lo fundamental de sus cinco años de gestión.

Al contrario, Mariem H. profesora de escuela de 33 años, Mariem H., abogaba por «un cambio», sobre todo en la enseñanza, que a su juicio es la base de todo lo demás.

El dirigente islamista depositó su papeleta en un colegio del barrio de Les Orangers de Rabat, próximo a su domicilio y a la sede de su partido, y dijo confiar en que se produzca el «resultado natural», en alusión a la reedición de su victoria.

Su rival del PAM, Ilyas El Omari, votó en el barrio de Souissi, también en la capital marroquí, acompañado de su esposa. Benkirán había dicho días atrás que él era más «modernista» que Omari, al que criticaba que nunca mostrara a su mujer. Al ir con ella al colegio electoral, ha pedido a los periodistas: «Por favor, dejad sitio para que Benkirane pueda ver a mi esposa».

Apatía

Al mediodía (hora local, la una de la tarde en España), habían votado el 10% de los electores registrados, según el Ministerio del Interior. Aunque se esperaba que la afluencia a los colegios se incrementara tras el tradicional rezo de los viernes, la participación a las cinco de la tarde era aún relativamente escasos.

En todo caso, entre los marroquíes reina una cierta apatía hacia el sistema político, en el que el rey Mohamed VI sigue acaparando buena parte del poder, a pesar de la Constitución aprobada 2011, tras la llamada «Primavera árabe», en la que cedía parte de sus atribuciones.

El escepticismo hacia los grandes partidos abre algunas posibilidades para la Federación de Izquierda Democrática, una agrupación de partidos que habían boicoteado las anteriores legislativas, hace cinco años y que ahora propugnan una democratización del régimen participando en los comicios. Una parte de los desencantados con el actual sistema podrían marcar en la papeleta esta opción.

Los primeros resultados se empezarán a conocer esta noche, si bien no se prevé que el escrutinio se complete hasta este sábado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios