El que fuera director de Oxfam en Haití, el belga Roland van Hauwermeiren
El que fuera director de Oxfam en Haití, el belga Roland van Hauwermeiren - ABC

El jefe de Oxfam en Haití ya había sido despedido de otra ONG por orgías en Liberia

Una funcionaria sueca alertó en varias ocasiones del comportamiento de Van Hauwermeiren a Merlín, en la que trabajaba

Corresponsal en LondresActualizado:

Otro capítulo más en el escándalo sexual que afecta a Oxfam. El cooperante que lideraba el proyecto en Haití en el año 2011 y que fue responsable de las fiestas sexuales en este país, Roland van Hauwermeiren, ya había sido obligado a dimitir de la ONG Merlín en 2004 tras haber sido acusado de prácticas similares y de abusos sexuales en Liberia durante una misión en el país africano.

Según «The Guardian», que cita la web de noticias de ayuda humanitaria Irin, el belga fue obligado a dejar su trabajo en esta ONG después de que se abriera una investigación sobre la contratación de prostitutas y la organización de orgías con mujeres locales.

El informe de esta página web recoge las preocupaciones que había en torno al comportamiento de Van Hauwermeiren tras ser denunciado también en varias ocasiones por una funcionaria sueca, Amira Malik Miller. Esta alertó tanto a Merlin, que después se terminaría fusionando con Save The Children, como al departamento de Cooperación del Gobierno sueco, que había dado casi 750.000 euros a la misión que Oxfam llevaba a cabo en Chad, bajo la dirección de Hauwermeiren, en 2006. «Hace lo mismo en todas partes... desde Liberia a Chad, Haití, Bangladés. Alguien debería haber revisado el caso», asegura Miller.

Primera queja oficial

La primera queja oficial que presentó esta funcionaria ante la ONG fue en 2004 en la oficina central de Merlín en Londres. Lo hizo tras ser testigo de un abuso sexual cometido por un cooperante de esta organización, que acarició a una joven local en la casa de huéspedes de la institución. Una investigación interna descubrió entonces que el equipo de gestión, formado por cuatro hombres, pagaban por sexo y que habían usado coches alquilados por la ONG para trasladar a las prostitutas a las fiestas. En ese momento Van Hauwermeiren lo negó todo, pero aceptó renunciar. Otro de los empleados se disculpó y se le permitió conservar su trabajo.

En 2008, cuando Miller trabajaba para el departamento de Cooperación sueco, vuelve a informar sobre el comportamiento del belga tras conocer que este figuraba como director de la misión de Oxfam en Chad. Después Van Hauwermeiren se haría cargo de la ONG en Haití e incluso llegó a trabajar tras estos hechos para la organización francesa Acción contra el Hambre, al frente de proyecto en Bangladés entre 2012 y 2014. La ONG francesa preguntó a Oxfam los motivos de la dimisión del directivo belga, pero nunca le dieron le contaron la verdad, según reconoció un portavoz.

Desde Save The Children, entidad a la que pertenece ahora Merlín, aseguran que no conocen nada sobre el caso ya que ambas se fusionaron en 2013, nueve años después del incidente.

La Charity Commision, entidad reguladora en Reino Unido de las organizaciones no gubernamentales, lanzó esta semana una investigación para indagar por qué Oxfam no «había revelado de forma completa y sincera» todos los detalles sobre lo que pasó en Haití. Ante las acusaciones de que algunas ONG no comprueban los antecedentes penales de los cooperantes contratados, el regulador británico admitió que «estos casos plantean problemas a organizaciones benéficas del Reino Unido en lo que se refiere al reclutamiento, investigación y referencias para la contratación de su personal, particularmente en el ámbito de la ayuda internacional y de cara a garantizar el respeto a individuos vulnerables y bajo riesgo».