Internacional

El islamismo «light» de Marruecos espera hoy repetir victoria

El PJD del carismático Benkirán compite con el laico PAM en las elecciones legislativas

El presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán,
El presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, - EFE
MANUEL TRILLO Enviado Especial A Rabat - Actualizado: Guardado en:

Más de cinco años después de la «Primavera árabe» de 2011, Marruecos es el único de los países sacudidos por aquella ola de protestas donde una formación islamista se mantiene al frente del gobierno. Al contrario que en Egipto o Túnez, el líder del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), el carismático Abdelilah Benkirán, ha logrado mantener la presidencia, a la que accedió tras las elecciones de ese año.

Los marroquíes acuden hoy a las urnas para revalidar o no su confianza en este político pragmático que, lejos de propugnar medidas radicales, pone más el acento en las reformas económicas y la estabilidad que en los aspectos religiosos y morales, sin poner en cuestión los amplios poderes en manos del rey Mohamed VI.

Benkirán ganó hace cinco años las primeras elecciones legislativas tras la aprobación de una nueva Constitución que el monarca impulsó a raíz de las manifestaciones de la «Primavera Árabe», que en el caso de Marruecos tomaron cuerpo a través del Movimiento 20 de Febrero. Las miles de personas que salieron a la calle reclamaron una democratización y Mohamed VI respondió con una nueva Carta Magna, aprobada en referéndum, con la que cedió algunas atribuciones y que le obliga a encargar formar gobierno al partido más votado. Sin embargo, el reino alauí está aún lejos de monarquías parlamentarias como la española o la británica y reserva al Soberano la designación de ministros clave como el de Interior o Defensa y la presidencia del poder judicial.

El PJD se alzó con la victoria, aunque en el fragmentado escenario político marroquí se vio obligado a pactar con otros tres partidos.

Más de 15,7 millones de ciudadanos están llamados a votar hoy de nuevo para elegir a los 395 miembros de la Cámara de Representantes. La campaña se ha vivido sin gran apasionamiento en las calles, donde apenas destacan los carteles de los candidatos y la normalidad hace olvidar que hoy haya elecciones. No obstante, las fuerzas de seguridad se mantienen alerta. Hace unos días se detuvo a diez mujeres simpatizantes de Daesh que supuestamente iban a atentar durante la jornada electoral.

Sin encuestas

Benkirán parece tener bastantes posibilidades de reeditar su triunfo, aunque no es posible comprobarlo con datos demoscópicos, ya que las encuestas están prohibidas. En el test más reciente, las elecciones municipales del pasado año, mejoró sus resultados de 2011, haciéndose con el control de las principales ciudades.

Enfrente tendrá al Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), de carácter laico y fundado por un amigo íntimo del Rey. Un tercero en discordia podrían ser la coalición de izquierdas que lidera Nabila Munib o el histórico Istiqlal, nacionalista, que carece del peso del que gozó en épocas pasadas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios