Internacional

«Es hora de que las mujeres puedan conducir», reivindica un príncipe saudí

Alwaleed bin Talal sostiene que las familias deben afrontar un gasto mensual de mil dólares por la contratación de un conductor que las traslade

Alwaleed bin Talal
Alwaleed bin Talal - REUTERS
ABC - Actualizado: Guardado en:

Arabia Saudí es el único país del mundo en el que se prohíbe conducir a las mujeres. Sin embargo, cada vez surgen más voces críticas contra esta medida que ha movilizado en numerosas ocasiones a las mujeres saudíes a salir a la calle para protestar, por los que han tenido que sufrir en ocasiones ser encarceladas y han visto cómo se las retiraba el pasaporte.

La última voz discordante es la del príncipe Alwaleed bin Talal, miembro de la familia real saudí, quien ha publicado una carta abierta de cuatro páginas, que ha colgado en su cuenta de Twitter, titulada «Ya es hora de que las mujeres saudíes empiecen a conducir sus coches». En ella que refiere a los beneficios económicos, sociales y religiosos que puede reportar permitir que las mujeres conduzcan.

«Evitar que una mujer conduzca un coche en la actualidad es un problema de derechos similiar a que les sea prohibido recibir una educación o tener una identidad independiente», afirma en su carta el príncipe Alwaleed.

«Todos ellos son actos injustos de una sociedad tradicional, que es más restrictiva que lo que las leyes permiten bajo los preceptos de la religión». Explica además que la prohibición de conducir a las mujeres supone un gasto mensual de mil dólares a las familias, cantidad destinada a pagar a un conductor contratado, que normalmente no es un trabajador saudí si no que ha venido de otro país a trabajar. Un gasto para la economía doméstica y nacional que podría ser evitado, en su opinión, si se les permite a ellas conducir. Otras fuentes apuntan, que si no se utiliza un conductor contratado en muchas ocasiones es el marido o un miembro varón de la familia el que debe salir del trabajo para llevar a la mujer a algún lugar, como una clínica o para resolver algun asunto, lo que provoca una bajada de la productividad.

Sin embargo, la reivindicación tiene su letra pequeña. El príncipe saudí sugiere ciertas limitaciones a la hora de dejar a las mujeres conducir, como evitar que lo hagan fuera de las ciudades o prohibirles que conduzcan camiones o vehículos de mayor tamaño que un coche. También sugiere incorporar agentes femeninas en la unidad de la policía de tráfico «para ocuparse de los casos en los que alguna mujer esté involucrada, como algún accidente o infracción».

En los últimos años se ha producido una lenta apertura de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí, que entre otros hitos ha logrado su incorporación al Shura Council, o poder presentarse a las lecciones muncipales y votar en ellas.

En abril de este año, el príncipe Mohammed bin Salman aseguró que los cambios no deberían ser forzados por la ley, y que deberían provenir de la sociedad.

Sin embargo, en opinión del prince Alwaleed,. «lo que no se puede permitir es que una parte de la población imponga sus preferencias al resto de la sociedad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios