Desfile del Día de Martin Luther King, ayer en Washington
Desfile del Día de Martin Luther King, ayer en Washington - AFP

El homenaje a Luther King no oculta la brecha racial en EE.UU.

EE.UU. recuerdó al líder de los derechos cívicos en el 88 aniversario de su nacimiento, en medio de amplias diferencias económicas y sociales

CORRESPONAL EN WASHINGTONActualizado:

«Vamos a ser una gran generación». La proclama salió de los labios de Yolanda Renee King, una de las nietas de Martin Luther King, instantes después de que familiares y miembros de asociaciones de derechos civiles colocaran una corona de flores en el monumento con el que Washington DC homenajea al pastor pacifista. Una forma de conmemorar el 88 aniversario del nacimiento de quien contribuyó decisivamente a cambiar la historia de EE.UU., con su vida y con su muerte. Precisamente este año, se cumplen también cincuenta desde que un francotirador asesinara de un disparo en la cabeza al activista de la raza negra, cuando saludaba desde el balcón del hotel de Memphis en que se alojaba.

Desde el fin de la segregación racial, EE.UU. ha cambiado mucho. Cada mes de enero, el país celebra como festividad nacional el nacimiento de su carismático líder, sancionada previamente por el presidente. El pasado viernes, Trump también cumplió con la tradición, lo que no oculta el enfrentamiento racial que ha contribuido a avivar. Son mayoría también quienes reconocen que su predecesor, Barack Obama, el primer presidente negro de la historia del país, no fue ni mucho menos la panacea para una reconciliación racial.

A no muchos metros de la estatua que recuerda a Martin Luther King, luce con esplendor el último de los museos incorporado a la red Smithsonian, las instalaciones culturales que enorgullecen a la capital estadounidense. El Museo Afroamericano ha batido todos los récords de visitantes en sus primeros meses. Aunque la ironía, y las excesivas ambiciones de la familia del activista, dejaran fuera los principales recuerdos del propio Luther King.

Pero el reconocimiento oficial a la raza que hasta hace apenas medio siglo aún se sometía a la segregación y la esclavitud, no oculta las grandes diferencias sociales y económicas. Las familias de raza blanca disponen de una riqueza familiar de 171.000 dólares, frente a los 17.600 de las de raza negra. Eso a pesar de que la última crisis ha castigado sobremanera a las primeras.