Imagen del acusado, Matthew Scully
Imagen del acusado, Matthew Scully - BBC
REINO UNIDO

Un hombre mata a su hija de 18 meses a las dos semanas de formalizar su adopción

Matthew Scully-Hicks, de 31 años, presuntamente abusó durante meses a la pequeña Elsie, de 18 meses, hasta matarla por «heridas irreparables en la cabeza» en mayo de 2016

Actualizado:

Un instructor de fitness asesinó a su hija apenas dos semanas después de haberla adoptado, en un caso que ha horrorizado a Reino Unido. Matthew Scully-Hicks, de 31 años, abusó presuntamente durante meses de la pequeña Elsie, de 18 meses, hasta matarla por «heridas irreparables en la cabeza» en mayo de 2016.

Elsie pasó a vivir, con tan solo 10 meses, con el instructor de fitness Matthew Scully-Hicks y su marido Craig en septiembre de 2015. La pareja se mudó de Swindon, Wiltshire, a Cardiff hace seis años y había estado casada durante tres años. Matthew Scully-Hicks había renunciado a trabajar a tiempo completo para cuidar a los niños. Ocho meses después de su boda, la pareja completó el proceso de adopción. Pero tan solo quince días después, Elsie estaba muerta, tras haber sido ingresada en un hospital de la capital galesa.

El tribunal de Cardiff estaba al tanto de las acusaciones a Scully, quien durante meses había maltratado a la niña. Según los vecinos de la pareja, el acusado gritó en varias ocasiones que la niña «era una psicópata» y «un satanás en cuerpo de bebé». Según la fiscalía, el joven de 31 años asesinó al bebé mientras su pareja, Craig, directivo en una empresa, estaba trabajando. El acusado niega los hechos, según informa la cadena británica BBC.

«A las dos semanas de la adopción formal de Elsie por la pareja, alegamos que el acusado le había infligido a la niña lesiones mortales», ha afirmado el fiscal Paul Lewis. «Las lesiones que causaron la muerte de Elsie corresponden a minutos antes de que el acusado llamara a los servicios de emergencia», agregó, según recoge «The Guardian».

La autopsia ha encontrado que Elsie tenía hemorragias cerebrales y varias costillas rotas y fracturas en el fémur y el cráneo. La niña tenía hemorragias tras los ojos cuando los médicos decidieron desconectarla del respirador artificial el 29 de mayo de 2016.

En enero, Elsie sufrió otro hematoma en su cabeza y en marzo fue llevada al hospital en ambulancia después de que Matthew Scully-Hicks dijera que la pequeña se había caído por las escaleras.

La madre biológica vio retirada la custodia de Elsie por sus problemas de drogadicción tan solo unos días después de dar a luz a la niña, en noviembre de 2014.

Scully-Hicks, que no tiene antedentes penales, niega haber asesinado a la niña. El juicio, que durará unas cinco semanas, continúa.