Sanitarios atienden a uno de los heridos en el tiroteo de Macerata - EFE

Un ultra de la Liga Norte dispara contra inmigrantes de raza negra en Italia

Hirió a seis personas desde su coche en marcha en la ciudad de Macerata

Corresponsal en RomaActualizado:

Podía haber sido una masacre. Esa era la intención de Luca Traini, 28 años, quien había anunciado que se iba a lanzar a disparar a los «negros». Y así lo hizo en la mañana del sábado en Macerata, sembrando el pánico y el terror a golpe de pistola en las calles del centro de esta ciudad de 43.000 habitantes de la región de las Marcas.

Luca Traini, el detenido por el ataque en Macerata
Luca Traini, el detenido por el ataque en Macerata- Reuters

Traini, que había sido candidato de la xenófoba Liga Norte en las elecciones locales del 2017, disparó desde su propio coche hiriendo a seis personas todas ellas de color, originarias de Mali, Nigeria y Ghana, de edades comprendidas entre 21 y 33 años. Con su pistola Glock disparó también contra algunas tiendas y edificios, alcanzando la sede del Partido Democrático, de centro izquierda, en el Gobierno.

Tras una alocada carrera por la ciudad, Luca Traini, cabeza rapada y físico atlético, fue bloqueado por la policía delante del monumento a los Caídos. Se bajó del coche, un Alfa Romeo 147 de color negro sin oponer resistencia, con una bandera tricolor italiana a la espalda y atada al cuello, y ante el monumento hizo el saludo fascista y gritó: «Viva Italia».

En su coche se encontró la pistola, un traje de camuflaje, apuntes y una botella de agua. Ante el terror que se había creado en la ciudad durante más de una hora, el alcalde de Macerata, Romano Carancini, había lanzado casi un toque de queda: «Permaneced en casa hasta una nuevo comunicado», fue el llamamiento del alcalde.

Mientras, el primer ministro, Paolo Gentiloni, abandonó un acto público para seguir en el Palacio Chigi, sede del gobierno, el desarrollo del ataque racista en Macerata. Según diversas fuentes, Luca Traini había anunciado en varias ocasiones: «Tengo que disparar a los negros».

Clima racista

Traini puede ser un desequilibrado, pero los analistas destacan que hoy lo que cuenta es el clima que se respira en el país a consecuencia del veneno que en algunos sectores de la sociedad han inoculado grupos extremistas y partidos ultraderechistas como la Liga Norte, antes y durante la campaña electoral.

Matteo Salvini, el líder de la Liga, anunció que «cuando gobernemos expulsaremos a quinientos mil extranjeros», mientras Attilio Fontana, militante de la Liga, candidato a presidente de la región más rica de Italia, Lombardía, llegó a afirmar que «debemos defender la raza blanca». Salvini ha condenado el ataque de Macerata, pero lo ha justificado por el clima que vive Italia, que según él es de «invasión» de inmigrantes: «La culpa del ataque de Macerata es de quien abre la puerta a los clandestinos», ha dicho Salvini, quien ha sido muy criticado por otros líderes políticos. Con el país en plena campaña electoral, inevitable e inmediata ha sido la tormenta política.