Internacional

El hermano del «Chapo», sospechoso de un ataque a militares en Culiacán

El cártel de Sinaloa y el de los Beltrán Leyva se disputan a muerte el Triángulo Dorado

Joaquín «El Chapo» Guzmán, acompañado por un grupo de militares tras su segundo arresto
Joaquín «El Chapo» Guzmán, acompañado por un grupo de militares tras su segundo arresto - AFP
YAIZA SANTOS Corresponsal En México - Actualizado: Guardado en:

Las autoridades investigan al hermano de Joaquín «El Chapo» Guzmán como el posible autor de la emboscada a un convoy militar el pasado 30 de septiembre en Culiacán –Sinaloa–, que acabó con cinco muertos y once heridos. Según informó el periodista Carlos Loret de Mola en Televisa, citando «fuentes de primer nivel» del Gabinete de Seguridad, Aureliano Guzmán Salazar, alias «El Guano», habría ordenado el ataque para rescatar a Julio Óscar Ortiz Vega, alias «El Kevin», quien iba herido y escoltado por militares. «El Kevin», aseguran esas fuentes, sería una «pieza clave» dentro del cártel de Sinaloa, no por ser un alto mando sino porque «sabría mucho de la organización».

Antes de esa emboscada, los militares habían sufrido una agresión en el municipio sinaloense de Badiraguato y, al responder al fuego, hirieron a «El Kevin». Los demás asaltantes se dieron a la fuga. Cuando trasladaban a Ortiz Vega a un hospital, fue cuando se produjo la citada emboscada.

El comandante Alfonso Duarte Múgica, al mando de la región de Sinaloa, dijo al día siguiente que detrás de la emboscada estaban los hijos de «El Chapo», pero estos se desmarcaron a través de una carta pública. «Rechazamos tajantemente el haber participado u ordenado el ataque con la aparente finalidad de rescatar a persona que ni conocemos ni nos une lazo de sangre», firmaban en el texto Archivaldo Iván y Jesús Alfredo Guzmán.

Más de 120 muertos

El ataque a los militares ha sacado a la luz la situación en el llamado Triángulo Dorado, frontera entre Sinaloa, Chihuahua y Durango y tierra natal de Joaquín Guzmán Loera «El Chapo», en la cárcel desde el pasado enero. Según «Reforma», la sierra de Badiraguato está siendo disputada a muerte entre el cártel de Sinaloa y el cártel de los Beltrán Leyva. El diario ha contado más de 120 muertos y unas 400 familias desplazadas desde el pasado junio, cuando medio centenar de sicarios al mando de Alfredo Beltrán Guzmán, «El Mochomito» –hijo de Alfredo Beltrán Leyva y sobrino de «El Chapo» Guzmán– asaltó la comunidad en la que vive precisamente la madre de «El Chapo». «El Mochomito» le habría declarado la guerra al hermano de «El Chapo», «El Guano», cabeza de la célula del cártel de Sinaloa que opera en la sierra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios