Kim Jong-un, en una imagen de archivo - ABC / Vídeo: Los Juegos Olímpicos de Invierno deshielan las relaciones entre las dos Coreas

La hermana de Kim Jong-un come con el primer ministro surcoreano

En su último día de visita al país, Kim Yo-jong ha almorzado con Lee Nak-yon en un hotel de la capital

SEÚLActualizado:

La delegación norcoreana, que incluye a la hermana del líder Kim Jong-un, ha almorzado en Seúl con el primer ministro surcoreano, Lee Nak-yon, en su último día de visita a Corea del Sur.

El primer ministro recibió en un hotel de la capital a la representación norcoreana, encabezada por Kim Yo-jong, hermana del líder, y al presidente honorífico de Corea del Norte, Kim Yong-nam.

Aunque no se han hecho públicos los detalles de la agenda, se espera que la delegación norcoreana vuele hoy mismo de vuelta a Pyongyang tras tres días de histórica visita en el Sur, donde asistieron el pasado viernes a la inauguración de los JJOO de Invierno de PyeongChang.

La hermana del líder, cuya presencia ha levantado una enorme expectación, transmitió en la víspera una invitación al presidente surcoreano, Moon Jae-in, para que se reúna en Pyongyang con Kim Jong-un «lo más pronto posible».

De producirse sería la primera cumbre de líderes intercoreana en más de una década, aunque Moon ha instado a que los dos países, aún en guerra, creen «las condiciones adecuadas» para hacer realidad el encuentro.

Tal y como mostraron imágenes de las televisiones surcoreanas, el primer ministro y la delegación norcoreana se saludaron muy afablemente al inicio del encuentro, que estuvo cerrado a la prensa.

La visita de la delegación norcoreana responde a los acuerdos de enero entre las dos Coreas para que el Norte participara en los JJOO de Invierno que se celebran en el condado surcoreano de PyeongChang y a cuya inauguración acudieron Kim Yong-nam y Kim Yo-jong.

Pese al escepticismo estadounidense, Seúl está convencido de que este «deshielo olímpico» puede ayudar a que Pyongyang y Washington puedan volver a la mesa de negociación tras un año marcado por las pruebas de armas del régimen y sus cruces de amenazas con el presidente Donald Trump.

La delegación norcoreana, cuyo itinerario Seúl está manteniendo en secreto durante el viaje por cuestiones de seguridad, tiene previsto retornar hoy a Pyongyang, por lo que el almuerzo con Lee Nak-yon será uno de los últimos actos en los que participen durante su histórico viaje al Sur.