Yon Goicoechea, en un momento de la entrevista
Yon Goicoechea, en un momento de la entrevista - ABC

Yon Goicoechea: «No soy un traidor, voy a las elecciones para denunciar el fraude del chavismo»

El político hispanovenezolano, excarcelado por el régimen de Maduro después de 14 meses en prisión, se presenta como candidato a una alcaldía en las locales del próximo 10 de diciembre

Actualizado:

Apenas lleva una semana en libertad y ya está en campaña para las elecciones municipales del 10 de diciembre. El caraqueño Yon Goicoechea, abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas y de doble nacionalidad hispanovenezolana, es un joven político surgido del movimiento estudiantil de 2007. Milita en Voluntad Popular, partido fundado por Leopoldo López, pero es candidato a alcalde de El Hatillo por otro, Avanzada Progresista. Tras permanecer 14 meses en prisión, fue excarcelado por el régimen, aunque cada semana tiene que presentarse ante un juzgado y tiene prohibido salir del país. «Mi caso es tan absurdo que no hay acusación de delito ni pruebas», afirma.

¿Tuvo que negociar con el régimen su salida de prisión?

Sí, todos los presos políticos tienen que negociar.

¿Y qué tuvo que dar a cambio?

No es un asunto de dar algo a cambio, sino de la presión internacional y de los organismos internacionales de los derechos humanos que se debe ejercer para salir de la cárcel.

¿Lo torturaron durante el año y medio que estuvo en las celdas de la policía política del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional)?

No me golpearon físicamente, pero me sometieron a castigos infrahumanos de encierros prolongados en celdas sin luz ni ventanas.

¿Qué le motivó para lanzarse como candidato a alcalde de El Hatillo?

Desde hace 15 años estoy llamando a votar en elecciones. Nunca he llamado a la abstención. Pero el último mes en la cárcel me tuvieron en una celda sin ventanas, de 2 por 3 metros, en el Helicoide, y estuve castigado porque 18 presos políticos firmamos una carta para ir a votar en las regionales para gobernadores del 15 de octubre. En ese momento todos los partidos estaban participando. Entonces mal pudiera yo ahora dejar de participar. Tenía en mente estas municipales hace año y medio, cuando regresé al país tras mi postgrado en la Columbia University y lamentablemente me tomaron preso.

¿Quién le propuso ser candidato?

Carlos Melo, quien cayó preso junto a mí hace año y medio. Me dijo que Avanzada Progresista, de Henri Falcón, buscaba candidatos. Me pareció interesante, porque la alcaldía estaba descabezada, ya que el régimen inhabilitó al alcalde titular, David Smolansky, quien se tuvo que asilar en EE.UU.

«Todos los presos políticos tienen que negociar para salir. No es un asunto de dar algo a cambio, sino de presión internacional»

¿Qué compromisos asume con Avanzada, siendo usted de otro partido como Voluntad Popular?

No formo parte de esa organización. Mi único compromiso es la cooperación, que comparto con todos los partidos de la unidad democrática. Tenemos el deber de cooperación, que es un deber de supervivencia. Si no cooperamos entre nosotros, vamos a morir, Maduro va a reelegirse y eternizarse en el poder. Es importante para recuperar la unidad de la oposición.

Se le tacha, junto a otros, de vendido al régimen y traidor a la oposición...

No somos vendidos ni traidores. Tampoco creo que del lado contrario lo sean. Es una decisión que había que tomar, vista la polarización en la oposición.

¿Ha roto la línea de Voluntad Popular al participar con otro partido?

Eso no es un tema de principios, sino de coherencia política.

¿De pragmatismo puro?

Es una decisión política que tiene un componente para presionar y denunciar un sistema electoral que no sirve ni da garantías para ganar. Hay bastiones de la oposición en los que podemos ganar, porque somos mayoría pese al sistema fraudulento del chavismo.

¿Estaría dispuesto a juramentarse ante la asamblea constituyente de Maduro, que es ilegítima?

Esa constituyente es ilegítima, porque fue electa con un procedimiento que no es constitucional. Lo que nos pasó en las regionales del 15 de octubre no fue juramentar o no, sino hacer las cosas cada gobernador por su cuenta, no una postura de bloque unitario.

Pero, ¿cuál es su posición?

Está basada en una estrategia política común. Lo importante no es tener la razón, sino llegar a una solución democrática y un sentido común. Si repetimos lo que pasó en las regionales e impulsamos la grave polarización, si vamos divididos, Maduro va a ganar. Si hoy decimos vamos a votar, todos iríamos y derrotaríamos al chavismo.

¿En qué falla la oposición?

En la incoherencia política de sus estrategias. Hoy dice que no participará en las elecciones por ser fraudulentas, pero ayer sí participó en las de gobernaciones. Dice no a las municipales, pero sí a las presidenciales. Somos una mayoría y el país requiere de un rumbo fijo.

¿Cómo va a enfrentar el sistema electoral cuestionado?

La próxima semana voy al Consejo Nacional Electoral a exigir condiciones más justas: eliminar la reubicación de centros electorales a última hora, la obligación de la tinta indeleble y la auditoría del electorado. Tenemos una larga lista.

¿Qué opina de la reanudación del diálogo que se preveía en la República Dominicana?

Soy escéptico con la forma como se ha llevado el diálogo. Por principio, y por pragmatismo, soy partidario de que se llegue a una negociación para una salida democrática. La otra opción es la violenta y peligrosa que no la deseo para mi país.

¿Y qué balance hace de los intentos de diálogo?

Que han sido mal llevados. La oposición ha sido engañada y el Gobierno ha logrado sus efectos dilatorios. Pero hay que seguir insistiendo en los caminos de la paz y no de la guerra.