¿Qué futuro le espera a los dos yihadistas de los «Beatles»?

La captura de ambos desató una disputa en Gran Bretaña sobre si deberían ser repatriados para ser juzgados aquí o si directamente el juicio se tiene que celebrar en el país donde se cometieron sus presuntos crímenes, en Siria

LONDRESActualizado:

Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh, los dos últimos yihadistas integrantes del conocido como comando «Beatles» eran detenidos hace casi tres meses al noreste de Siria por las fuerzas kurdo-sirias respaldadas por Estados Unidos. Desde entonces han permanecido encarcelados en Siria a falta de resolver su futuro y de conocerse donde tendrá lugar el juicio por las decenas de asesinatos, secuestros y torturas que se les atribuyen (entre ellos varios periodistas españoles).

Hoy el medio británico Sky News emitía una entrevista con ellos que ha generado controversia. Muchos piden a través de las redes sociales que no se les de un espacio donde expresarse y donde puedan quejarse de lo que ellos llaman «un trato vejatorio» ya que reclaman ser juzgados en Reino Unido por sus actos.

Algo que no parece estar claro ya que el Gobierno británico aún no ha explicado que va a suceder en el caso de estos dos terroristas nacidos al oeste de Londres y que fueron bautizados como los «Beatles» por su marcado acento inglés por sus cautivos junto a otros dos británicos, Mohammed Emwazi, muerto durante un ataque con drones en Siria y Aine Davis detenido en 2015 y condenado en Turquia a 7 años y medio de cárcel por pertenencia a banda terrorista.

La captura de ambos desató una disputa en Gran Bretaña sobre si deberían ser repatriados para ser juzgados aquí o si directamente el juicio se tiene que celebrar en el país donde se cometieron sus presuntos crímenes, en Siria.

En este sentido, la ministra del Interior británica, Amber Rudd dejaba la puerta abierta el mes pasado a que el proceso tuviese lugar en Reino Unido «estoy absolutamente convencida y comprometida con la idea de que se enfrenten a la justicia», aseguraba.

Además de eso, con sus declaraciones se dio a entender en la prensa británica que ambos habían sido despojados de su ciudadanía británica y que se les habría retirado el pasaporte, algo que un portavoz del ministerio se negó a confirmar o desmentir ciñéndose a señalar que no se iban a comentar casos individuales.

Esta retirada de la ciudadanía viene siendo habitual en los últimos años principalmente en respuesta a quienes viajan a Siria e Irak para enrolarse en las filas de grupos terroristas como el Daesh.

La ministra del Interior tiene en este caso la posibilidad de privar a alguien de este derecho si lo considera propicio para el bien público, algo que no los haría apátridas, como ellos denuncian también.