Vídeo: El pasado mayo, un francotirador canadiense abatió a un yihadista desde 3.450 metros de distancia - ABC

Un francotirador británico mata a un jefe del Daesh con un disparo realizado a 1.500 metros

Alcanzó al yihadista de noche, utilizando una cámara térmica y tras tenerlo «a tiro» apenas 15 segundos

MadridActualizado:

Era de noche, estaba a 1.500 metros de distancia y lo tuvo «a tiro» apenas 15 segundos. Según «Daily Star», un francotirador del SAS (Servicio Aéreo Especial de Reino Unido) mató de un disparo en la cabeza a un jefe del Daesh ejecutando un disparo complejo que han bautizado como «uno entre un millón» por su dificultad.

«Alcanzar de un disparo en la cabeza y de una sola vez usando imágenes térmicas a un objetivo que estuvo disponible apenas 15 segundos es casi imposible, pero lo logró. Es el mejor francotirador del momento», han dicho sus responsables.

Se cree que el soldado británico es un sargento del SAS G-Squadron, que se ha desplegado en operaciones antiterroristas en Siria e Irak durante los últimos tres meses. Al parecer es un veterano de numerosas operaciones en Irak y Afganistán, donde se dice que ha matado a más de 100 criminales.

En cuanto a la logística, el francortirador debía estar utilizando un rifle McMillan TAC-50 de fabricación estadounidense. Según «Daily Star», una unidad del SAS recibió el chivatazo de que un comandante del Daesh estaba llegando a un piso franco en un pueblo próximo a la frontera con Siria. Y decidieron actuar.

«El pueblo estaba en manos de pistoleros de Daesh, por lo que no había absolutamente ninguna posibilidad de organizar una misión de captura. Hacer eso habría sido un suicidio», recoge el mismo periódico en boca de fuentes militares. «Siempre es preferible capturar en lugar de matar debido a la posibilidad de obtener información, pero en esta ocasión se planeó matar. El equipo de SAS esperaba que el comandante del Daesh llegara durante el día porque un disparo nocturno se consideraba demasiado peligroso».

Sin embargo, este jefe de terrorista no apareció hasta la noche, justo cuando el equipo estaba a punto de abortar la misión. En ese momento, el francotirador dijo que intentaría el disparo. Tenía solo 15 segundos para estabilizarse, apuntar y disparar. Y acertó.

«La bala golpeó al comandante de Isis en la parte posterior de la cabeza y básicamente le quitó la cara. Murió instantáneamente», apuntas las fuentes citadas por «Daily Star».