Logotipo de Facebook
Logotipo de Facebook - REUTERS

Facebook, Google y Twitter testificarán por las injerencias rusas en la victoria de Trump

El Congreso de EE.UU. ha pedido que las tecnológicas comparezcan dentro de las investigaciones sobre el intento de Rusia de influir en los resultados de las elecciones presidenciales del año pasado

Actualizado:

La guerra electoral de las presidenciales del año pasado tuvo una batalla paralela en las redes sociales, que se convirtieron en un campo minado de desinformación, bulos y campañas orquestadas. Antes y después de que los estadounidenses acudieran a las urnas, las agencias de inteligencia de EE.UU. detectaron movimientos por parte de Rusia para tratar de influir en el resultado electoral. Su objetivo era perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, beneficiar al ganador final, Donald Trump, y, al mismo tiempo, minar la credibilidad de la democracia estadounidense.

Varias investigaciones están en marcha para determinar cuál fue la injerencia rusa en las elecciones y si hubo un complot para ello con la campaña de Trump. La que más preocupa al presidente es la del investigador especial Robert Mueller, pero el Congreso tiene otras pesquisas en marcha, que ahora están poniendo el foco en lo que ocurrió en Internet.

Esto afecta de lleno a gigantes tecnológicos como Facebook, Google y Twitter, a los que el Congreso ha pedido que testifiquen en las próximas semanas para comprender mejor la naturaleza de las injerencias rusas y el papel de las redes sociales. Las tres comparecerán en una sesión abierta en el Senado el 1 de noviembre, mientras que su visita a la Cámara de Representantes está prevista para el mes que viene.

La citación se conoce poco después de que Facebook desvelara que supuestos agentes vinculados a Rusia compraron más de 100.000 dólares en anuncios en su plataforma durante la campaña para tratar de influirles. Trump debió sentirse aludido, porque recurrió a Twitter para criticar a Facebook, del que dijo que «siempre fue anti-Trump» y sugirió que la red social estaba compinchada con los medios tradicionales en una campaña en su contra. Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook, respondió a estas acusaciones y también a las que aducen que la red social ayudó a propagar desinformación contraria a Clinton: «Eso es lo que supone tener una plataforma para todas las ideas».

Aunque Facebook tiene muchos más usuarios, buena parte de la campaña de información tuvo lugar en Twitter. Representantes de la red social pasaron ayer por el Comité de Inteligencia del Senado en una sesión cerrada para discutir cómo los rusos crearon miles de cuentas para diseminar información falsa y si Twitter hizo algo para evitarlo. Según un estudio de la Universidad del Sur de California, 400.000 ‘bots’ -cuentas falsas automatizadas- participaron en la propagación de información electoral durante seis semanas entre septiembre y octubre del mes pasado. Su actividad supuso el 19% de todos los tuits sobre las elecciones en ese periodo.