La enfermera Peggy Phillips (izquierda) que trató de salvar a la pasajera Jennifer Riordan (derecha) del vuelo Southwest 1380
La enfermera Peggy Phillips (izquierda) que trató de salvar a la pasajera Jennifer Riordan (derecha) del vuelo Southwest 1380

El extraordinario esfuerzo de una enfermera retirada para salvar a la pasajera del vuelo del Southwest

Tim y Andrew (los otros dos «héroes») llevaron a Jennifer de vuelta al avión tras ser succionada parcialmente fuera del avión y Peggy Phillips realizó la reanimación cardiopulmonar

Actualizado:

La épica no pudo salvar la vida de la pasajera Jennifer Riordan, de 43 años, succionada fuera del avión del vuelo Southwest 1380 por la explosión de una turbina que reventó la ventana a su lado. La enfermera retirada Peggy Phillips fue una de las tres personas que primero reaccionaron y lucharon contra los elementos. Tim y Andrew (los otros dos «héroes») llevaron a Jennifer de vuelta al avión tras ser succionada parcialmente y Peggy Phillips realizó la reanimación cardiopulmonar.

«Dos hombres maravillosos lograron llevarla de vuelta al avión, y la acostamos y comenzamos la reanimación cardiopulmonar. Hice lo que haría cualquier enfermera», dijo Phillips en una entrevista para la cadena norteamericana ABC News.

Phillips era uno de los 144 pasajeros a bordo de un Boeing 737-700 cuando uno de los motores explotó poco después del despegue, causando que la metralla estallara en el avión. Jennifer Riordan, una ejecutiva de negocios de Wells Fargo con dos hijos, murió después de que fue parcialmente succionada del avión. Uno de los motores a reacción del vuelo 1380 falló aproximadamente 30 minutos después de despegar del aeropuerto LaGuardia en la ciudad de Nueva York, lo que obligó a un aterrizaje forzoso de emergencia en el aeropuerto internacional de Filadelfia.

«Todos pensamos que ese era el final. Poco después del despegue, escuchamos un fuerte ruido y el avión comenzó a temblar como nunca antes. Sonaba como si se estuviera desintegrando y fue aterrador», afirmó Phillips.

Phillips dijo que el bombero Tim McGinty y otro pasajero, que es un EMT, estaban sentados junto a Riordan y pudieron llevarla de vuelta al avión después de que la ventana al lado de ella se rompió. La enfermera escolar jubilada sabía que, a pesar de los problemas con el avión, tenía que ayudar a Riordan.

Después de ponerse su mascarilla y ayudar a otros pasajeros con la suya, Phillips vio que los asistentes de vuelo y otros pasajeros corrieron a ayudar a alguien a varias filas detrás de ella, recordó. «Creo que todos sabíamos en ese momento que algo andaba terriblemente mal», dijo.

Riordan fue llevada a un hospital en Filadelfia donde murió más tarde. Otras siete personas sufrieron heridas menores.

«Jennifer Riordan falleció como resultado de eventos informados previamente en el vuelo 1380 de Southwest Airlines», dijo la familia de Riordan en un comunicado obtenido por ABC News. «La vitalidad, la pasión y el amor de Jennifer infundieron a nuestra comunidad y alcanzaron nuestro país».