Paul Manafort
Paul Manafort - REUTERS

El exjefe de campaña de Trump llega a un acuerdo para salir en libertad condicional

Manafort deposita como fianza su actual vivienda de Alexandria, otra propiedad en Palm Beach Gardens (Florida) y dos casas en el estado de Nueva York

WASHINGTONActualizado:

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente de EE.UU., Donald Trump, ha llegado a un acuerdo con el fiscal que investiga la supuesta injerencia rusa en las elecciones del país para salir en libertad condicional, a cambio de dejar como fianza cuatro propiedades valoradas en 11,65 millones de dólares.

La última palabra la tendrá la jueza del Distrito de Columbia Amy Berman Jackson, que ha mantenido el régimen de arresto domiciliario que le fue impuesto a Manafort el 30 de octubre, cuando se entregó al Buró Federal de Investigación (FBI) después de ser acusado de doce cargos que podrían traducirse en más de diez años de prisión.

En un escrito interpuesto ante la corte del Distrito de Columbia, donde está Washington, la defensa de Manafort revela que ha llegado a un acuerdo con el equipo del fiscal especial Robert Mueller, quien en mayo comenzó a examinar los lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales de 2016.

El pacto permitiría a Manafort salir de su vivienda de Alexandria (Virginia), donde lleva recluido un mes, y librarse de la pulsera electrónica que permite al Gobierno conocer su localización mediante un sistema de GPS.

Podría, además, viajar a cuatro jurisdicciones: el Distrito de Columbia, donde debe comparecer ante la Justicia; Florida, su estado de residencia y donde tiene negocios; Virginia, donde se ubica su vivienda actual, y Nueva York, donde mantiene una casa y gestiona diferentes negocios.

Para viajar a cualquier otra parte de Estados Unidos, Manafort debería solicitar permiso a la corte del Distrito de Columbia.

A cambio, Manafort depositaría como fianza su actual vivienda de Alexandria, otra propiedad en Palm Beach Gardens (Florida) y dos casas en el estado de Nueva York, una en la localidad de Bridgehampton y otra en la ciudad de Nueva York.

No aparece en esa lista el apartamento que Manafort posee en la Torre Trump, en la Quinta Avenida de Manhattan y donde vivía el magnate antes de trasladarse a la Casa Blanca.

Las propiedades que Manafort entregaría, en caso de incumplir las condiciones de su detención, tienen un valor de 11,65 millones de dólares, mayor a la fianza de 10 millones de dólares que le impuso la corte del Distrito de Columbia cuando se entregó al FBI.

En el escrito, la defensa de Manafort asegura que su cliente no viajará fuera de EE.UU. en ningún momento, a pesar de que tiene numerosos negocios en el extranjero.

Manafort entregó sus tres pasaportes a la Justicia y, según desvela el nuevo escrito, su esposa, Kathleen Manafort, también ha tenido que renunciar a su pasaporte. El comienzo del juicio contra Manafort está fijado para el 7 de mayo de 2018.

El proceso contra Manafort es producto de la investigación de la trama rusa, pero no está relacionado con las actividades que desempeñó dentro de la campaña de Trump.

El fiscal especial Mueller acusa a Manafort y al que fuera «número dos» durante la campaña, Rick Gates, de haber creado una «red de entidades y cuentas bancarias» en diferentes países para ocultar hasta 75 millones de dólares, que obtuvieron principalmente del antiguo Gobierno prorruso de Ucrania y de otros oligarcas rusos.

Precisamente, Manafort, que dirigió la campaña de Trump entre mayo y agosto de 2016, tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido 12,7 millones de dólares por asesorar en secreto al expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), vinculado a Moscú.