Internacional

Estados Unidos acusa a Rusia de bombardear un convoy humanitario en Alepo

Moscú ha negado que tanto sus aviones como los del régimen de Bashar al Assad estén implicados en el incidente que acabó con la vida de 21 personas

El ataque a un convoy de ayuda humanitaria este lunes en Alepo ha dejado 21 muertos
El ataque a un convoy de ayuda humanitaria este lunes en Alepo ha dejado 21 muertos - AFP
REUTERS/EP Washington - Actualizado: Guardado en:

Las autoridades de Estados Unidos sospechan de Rusia como responsable del ataque contra un convoy de ayuda humanitaria en la ciudad siria de Alepo, a pesar de las reiteradas negativas del Gobierno ruso durante las últimas horas. Moscú ha negado que tanto sus aviones como los del régimen de Bashar al Assad estén implicados en el incidente del lunes, que se saldó con la destrucción de 18 de los 31 vehículos que componían el convoy. Una veintena de civiles y un trabajador de la Media Luna Roja Siria (SARC) perdieron la vida. Como resultado, la ONU suspendió el envío de ayuda humanitaria a Siria.

Según dos fuentes información de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos, dos aviones SU-24 de Rusia sobrevolaban la zona en el momento en que se produjo el ataque. El jefe del Alto para las Negociaciones, el principal bloque de la oposición política siria, también ha asegurado en declaraciones que dispone de pruebas sólidas que demuestran la implicación rusa y siria. Riad Hajib ha apuntado que «nadie más tenía aviones en esa zona».

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia ha publicado un vídeo grabado con dron en el que se observa a un vehículo equipado con un mortero escoltar al convoy que sufrió el ataque. «En el vídeo se ve con claridad cómo los terroristas despliegan junto a la columna una camioneta con un mortero de gran calibre», ha afirmado Ígor Konashénkov, portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, en un comunicado en el que defiende la postura del Kremlin.

Mientras todos niegan su implicación y alimentan una disputa que ha llegado hasta la Asamblea General de Naciones Unidas celebrada este martes, los ataques contra el personal humanitario no cesan. Al menos cuatro trabajadores sanitarios murieron anoche en un bombardeo de aviones castrenses cuyo origen aún no se ha precisado en el sur de Alepo. Eran empleados de la Unión de Atención Médica y Organizaciones de Asistencia. Junto a ellos junto también perecieron nueve combatientes del Frente de la Conquista del Levante (antigua Al Nusra, exfilial de Al Qaida) y de otras facciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios