Internacional

Los errores propios desinflan a Trump antes del segundo debate

Las encuestas abren una brecha de hasta seis puntos en favor de Hillary Clinton

El fiscal de Nueva York ordena a la Fundación Trump que deje de recaudar fondos por actuar «ilegalmente»

Donald Trump reflexiona antes de responder a las preguntas durante un acto en Herndon, Virginia, este lunes
Donald Trump reflexiona antes de responder a las preguntas durante un acto en Herndon, Virginia, este lunes - Reuters

Desde el primer debate presidencial, Donald Trump no levanta cabeza. A cinco semanas de la cita electoral, el 8 de noviembre, una lluvia fina de desaciertos ha abonado el terreno para una de las peores cosechas de la campaña. En la última encuesta, la web Politico.com abría este lunes a seis puntos su distancia con respecto a Hillary Clinton. Y no se puede decir que la demócrata acumule todo el mérito. Es la errática campaña del candidato republicano la que puede convertir el segundo cara a cara (San Luis, Misuri, próximo domingo), en determinante, al menos para frenar su caída.

Lejos de sacudirse la última acusación de no pagar impuestos, el equipo de Trump ha elegido la confirmación por la vía más arriesgada: «Este hombre es un genio», proclamó su asesor Rudolph Giuliani cuando fue preguntado en televisión. Un mensaje irreverente que conecta mejor con los fieles que con los nuevos electores que está obligado a sumar, republicanos moderados o independientes.

Para romper la mala racha, el candidato republicano prepara a conciencia, esta vez sí, el segundo cara a cara

Es la reacción trumpista a la noticia publicada por The New York Times, según la cual el candidato republicano declaró pérdidas de 916 millones en 1995 y se evitó así pagar impuestos. Nada ilegal, como reconoce el diario neoyorquino, de tendencia liberal (progresista en Estados Unidos), pero que, en un ejercicio menos riguroso, deduce que «podría haberlo hecho durante los 18 años posteriores». El pecado original corresponde al magnate, empeñado a no publicar sus declaraciones de impuestos, como sí ha hecho su rival y como es norma no escrita para todos los candidatos a la presidencia de Estados Unidos.

Mientras se agranda la sombra de sospecha, este lunes el fiscal de Nueva York, James Sheehan, ordenó a la Fundación Trump que deje de recaudar fondos, al actuar «de forma ilegal». Su actuación obedece a las informaciones publicadas sobre su irregular actividad, al destinar dinero a fines distintos a los de una sociedad sin ánimo de lucro y al no contar siquiera con el obligado certificado cuando se puso en marcha.

«Maltrato» a las mujeres

Estos episodios suceden al que acaparó toda la semana anterior, el enfrentamiento del magnate con Alicia Machado, Miss Universo 1996, quien le acusó de vejarla llamándole «Miss Cerdita» y «Miss Ama de Casa». Fue Hillary Clinton quien sacó a la luz el asunto durante el primer debate, para denunciar su continuo «maltrato» a las mujeres. Los días posteriores han sido un cruce de acusaciones entre Trump y la modelo hispana.

Para romper la mala racha, el candidato republicano prepara a conciencia, esta vez sí, el segundo cara a cara. El domingo, se encerró con sus hombres de confianza, el propio Giuliani y el gobernador, Chris Christie, consumado experto en debates.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios