Un avión sobrevuela la ciudad de Hassa, en la frontera entre Siria y Turquía
Un avión sobrevuela la ciudad de Hassa, en la frontera entre Siria y Turquía - REUTERS
Siria

Erdogan anuncia el comienzo de la operación contra los kurdos apoyados por EE.UU. en Siria

El presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ha confirmado que la operación sobre el cantón de Afrin «ha comenzado». Rusia ha manifestado su preocupación por el temor de que haya una escalada hasta un «conflicto serio»

Actualizado:

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que la operación militar contra las milicias en el cantón kurdo de Afrin en el noroeste de Siria ha comenzado: «La operación en el sector de Afrin ha empezado de facto y continuará. Después seguirá una operación en Manbech», dijo Erdogan durante un discurso en la provincia turca de Kütahya, transmitido en directo por la cadena NTV.

Erdogan lleva varios días hablando de una inminente intervención militar en estas dos regiones del norte de Siria, controladas por las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), pero no dio detalles sobre el tipo de operación iniciada hoy.

Ankara considera al YPG un grupo terrorista por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El presidente turco arremetió también, sin nombrarla de forma directa, contra la pretensión de Estados Unidos de establecer una fuerza local fronteriza de milicias sirias, al parecer en gran parte kurdas.

«A nuestros ojos, todo lo que se compone de terroristas, llámese cómo se llame, y aunque cambie su nombre, es una organización terrorista. No son guardianes de fronteras ¿A quién queréis engañar? Esta organización se llama PKK», dijo Erdogan.

«Uno dice 'Fundaremos un ejército'. Otro dice: 'No hay tal intención'. Y antes de que seque la tinta dicen 'Estableceremos unos guardianes de frontera'. Entre ellos no se aclaran», añadió el mandatario turco en alusión a las declaraciones de diferentes altos cargos de Estados Unidos.

«Pase lo que pase, lo que ellos dicen ya no nos interesa en absoluto. Porque a nosotros solo nos interesa que acabe lo que hay en este escenario. Hemos ido e iremos» a Siria, agregó Erdogan antes de afirmar que la operación había «empezado de hecho».

Las Fuerzas Armadas turcas han enviado en los últimos días refuerzos de blindados y artillería a la provincia turca de Hatay, fronteriza con Afrin, pero según afirmó el Gobierno turco en los últimos días, aún hacía falta coordinar con Rusia e Irán el uso del espacio aéreo sirio.

En un comunicado emitido esta mañana, la cúpula castrense solo confirmó ataques «En legítima defensa» en el frente de Azaz, que separa Afrin del territorio bajo control de las milicias sirias aliadas con Turquía, y ocasionales enfrentamientos en Manbech, situado unos 80 kilómetros más al este.

Poco después del discurso de Erdogan, la agencia semipública turca Anadolu informó de que el Ejército había bombardeado con artillería las inmediaciones de la ciudad de Afrin.

Las fuerzas turcas lanzaron 15 obuses desde posiciones en los municipios de Kirikhan y Hassa contra «nidos terroristas» del YPG y se registró su impacto en «zonas rurales» de Afrin, señala la citada agencia.

Durante el año 2017, Turquía ha bombardeado reiteradamente con artillería la región de Afrin, normalmente en respuesta a supuestos disparos efectuados desde posiciones kurdas.

Rusia expresa su preocupación

Rusia observa con preocupación el inicio de la operación militar turca en contra las milicias kurdas en el enclave de Afrin y pidió «contención» a las partes, según informó hoy el Ministerio ruso de Exteriores de este país.

«Recibimos con preocupación la información (sobre la operación turca en Afrin) y seguimos con atención el desarrollo de la situación», dice la nota oficial.

Asimismo, el ministerio ruso de Exteriores recuerda que la postura de Moscú sobre la solución del conflicto sirio no ha cambiado y consiste en «la preservación de la integridad territorial del país, el respeto a su soberanía y la búsqueda de un arreglo a largo plazo».

Previamente, el Ministerio de Defensa de Rusia informó sobre una conversación telefónica entre los jefes del Estado Mayor ruso, Valeri Guerásimov, y estadounidense, Joseph Dunford.

Según el comunicado difundido por Defensa, los responsables de las Fuerzas Armadas de ambos países «analizaron la situación en Siria» y hablaron de «otros asuntos de interés común».

Los expertos militares rusos vincularon enseguida la conversación de Guerásimov y Dunford al comienzo de la operación militar turca en Afrin, donde se encuentra parte de las fuerzas rusas desplegadas en este país.

Escalada a un «conflicto serio»

Horas antes, el vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso, Franz Klintsévich advirtió en declaraciones a la agencia Interfax que la operación en Afrin amenaza con «escalar la tensión en la región» y desembocar en «un conflicto serio».

A la vez, Klintsévich opinó que Rusia intentará mantenerse al margen del conflicto y solo se verá obligada a «emplear la fuerza» si algo amenaza la seguridad de sus bases en Tartus y Hamimim.

El senador agregó que la intervención turca en Afrin pone a Moscú en una situación complicada, puesto que Rusia mantiene en la actualidad «buenas relaciones tanto con Damasco, como con Ankara».