El Ejército iraquí y sus aliados asedian Mosul

El plan de reconquista es una operación por fases que, según lo adelantado por el primer ministro Haider Al Abadi, concluirá con la entrada final a las calles de la ciudad de las fuerzas regulares iraquíes, Ejército y Policía

El presidente de la región del Kurdistán iraquí, Massoud Barzani, habla durante una rueda de prensa a las puertas de Mosul, bastión de Daesh que el Ejército de Irak y sus aliados tratan de recuperar. Unos 30.000 hombres del Ejército de Irak, los peshmerga kurdos y milicias locales suníes avanzan por el sur, este y norte con el objetivo de rodear Mosul y cortar todas las posibles vías de escape de los combatientes del autodenominado Estados Islámico, que en las primeras horas apenas ofrecieron resistencia. Soldados de las fuerzas peshmergas («aquellos que enfrentan la muerte») kurdas forman parte de la coalición que intenta expulsar a los militantes de Daesh de la ciudad iraquí de Mosul, califato del grupo terrorista desde hace dos años. Las fuerzas peshmergas avanzan por el este de Mosul con la intención de atacar a los militantes de Daesh Un miembro del Ejército kurdo iraquí en la parte trasera de un tanque durante el asedio de Mosul Columnas de humo ascienden al cielo de Mosul, resultado de los enfrentamientos que han tenido lugar en el primer día de reconquista de la ciudad iraquí. Una operación que irá por fases y que, según lo adelantado por el primer ministro Haider Al Abadi, concluirá con la entrada final a las calles de la ciudad de las fuerzas regulares iraquíes, el Ejército y la Policía Soldados peshmergas atacan el este de Mosul para arrebatárselo al grupo terrorista Daesh Una niña juega en el campo de refugiados que se ha levantado en la ciudad siria de al-Hol, en la provincia de Hasakeh (al noreste del país), para proteger a las familias iraquíes que han sido evacuadas de Mosul Centenares de familias que se han marchado de Mosul permanecen resguardadas en el campo sirio de al-Hol Una niña de pie entre las tiendas de campaña del campo de refugiados en el que se han asentado las familias evacuadas que vivían en Mosul antes de que comenzase el asedio que tiene como objetivo echar de la ciudad a los miembros de Daesh Un hombre camina con bebé en brazos en el campo de refugiados Una mujer tiende la ropa en el campo de refugiados, donde miles de desplazados tratan de seguir con su vida cotidiana Las fuerzas kurdas, aliadas del Ejército iraquí en este conflicto, avanzan con sus vehículos por el este de Mosul Dos soldados kurdos observan cómo las columnas de humo se levantan en una cercada Mosul