Ecuador Lenín Moreno descubre en su despacho una cámara oculta que dejó instalada Rafael Correa

El expresidente de Ecuador niega la acusación, que ha avivado el enfrentamiento que mantienen desde hace meses

Rafael Correa y Lenín Moreno, en el palacio presidencial de Carondelet, en la ceremonia de traspaso de poderes.
Rafael Correa y Lenín Moreno, en el palacio presidencial de Carondelet, en la ceremonia de traspaso de poderes. - Afp
Efe Quito - Actualizado: Guardado en: Internacional

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, denunció este sábado el hallazgo de una cámara oculta, que presuntamente tenía conexión con el exterior, que estaba instalada en su despacho, en el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

La denuncia la realizó durante una reunión con su gabinete, en la que detalló que el servicio de protección presidencial detectó el viernes la cámara, cuya instalación, según le informaron, la ordenó hace unos siete u ocho años su antecesor y correligionario del movimiento Alianza País, Rafael Correa.

«Sucede que el día de ayer estaba funcionando y no sabemos cuántas veces ha estado funcionando», dijo Moreno al apuntar que el hallazgo se realizó por casualidad.

Correa, que reside en Bruselas desde que dejó el poder el pasado mes de mayo, reaccionó en su red de Twitter, donde exigió a Moreno que demuestre que él lo espiaba o que renuncie al cargo por «ridículo».

Moreno tildó de «falta de delicadeza» que su antecesor no le haya informado de la existencia de la cámara que, presuntamente, monitoreaba desde su teléfono celular.

«No me informan que existía la cámara, en primer lugar, y en segundo lugar, el servicio de protección presidencial que tenía el presidente Rafael Correa no informa al servicio de protección presidencial de quien le reemplaza» sobre el aparato audiovisual, comentó Moreno.

«Barrido de cámaras» cada mañana

El gobernante apuntó que todas las mañanas se realiza un «barrido de cámaras» y, de forma irónica, agregó que «lo gracioso» es que «todo el mundo» sabe que esa actividad se hace a las 08.00 hora local (13.00 GMT), «es decir como para que ese momento la tengan apagada y después la puedan encenderla cuando quieran», indicó.

Moreno, que asumió el poder el pasado 24 de mayo, mantiene un pulso con el exgobernante, quien vive en Bélgica (país de origen de su esposa), y quien ha emitido vía Twitter duras críticas contra la administración de su sucesor.

Correa exigió a Moreno que demuestre que él lo espía o que renuncie al cargo por «ridículo».

«¡Cámara oculta manejada desde mi celular! Si el presidente Moreno prueba aquello, que me vaya a la cárcel. Si no, que renuncie a la Presidencia, ni siquiera por malo, sino por ridículo. ¡Qué vergüenza!», espetó.

«Siempre dije que hasta ahora el Gobierno era puro show. No sabía que iban a agregar un nuevo segmento: cámara escondida. ¡Sonrían!», se burló Correa en su cuenta de su red social.

El pulso, que empezó por asuntos políticos, se profundizó cuando Moreno reveló que la situación económica del país que se había encontrado es crítica, lo que contrasta con la afirmación de Correa de que entregaba «la mesa servida» al nuevo Gobierno cuando dejó el mando tras una década en el poder.

Toda la actualidad en portada

comentarios