Miembros del Consejo Electoral recogen el voto adelantado de un enfermo en Quito
Miembros del Consejo Electoral recogen el voto adelantado de un enfermo en Quito - ABC

Ecuador decide hoy si Correa puede ser de nuevo presidente

Lenín Moreno presidente propone impedir que un cargo público pueda ser reelegido para un tercer mandato

Actualizado:

La consulta popular a la que están llamados hoy trece millones de ecuatorianos medirá el respaldo al presidente, Lenín Moreno, que la convocó, pero también el futuro político de su predecesor, Rafael Correa, quien gobernó el país durante diez años y que se opuso a esta convocatoria a las urnas.

Los observadores relativizan los contenidos de las siete preguntas, porque consideran que el sentido real es poner fin al ciclo político del exmandatario. El propio Correa ha entendido así la consulta a su regreso de Bélgica, donde reside, para recorrer buena parte del país promoviendo el «no», aunque eso le haya valido insultos y agresiones de una población que le abucheaba, cerraba el paso y lanzaba huevos. Se trata del mismo pueblo que años atrás le vitoreaba y entrega el voto en cada elección que convocaba por lo que se le llegó a considerar invencible.

La persecución a activistas sociales y periodistas, la corrupción y el derroche minaron su popularidad. Por eso no pudo aspirar una vez más a la Presidencia. Era obvio que quería perpetuarse en el poder. Para ello, con su mayoría oficialista en el Congreso cambió la Constitución que él propició en 2008 y que prohibía la reelección indefinida.

Estas acciones al margen de la ley también son evaluadas hoy en una consulta en la que los ecuatorianos ven la posibilidad de dejar atrás para siempre el autoritarismo, que ha implicado una fractura del sentido de ciudadanía y una eterna confrontación con los actores sociales. El respaldo a la pregunta 3, para reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpscc), se ve como la oportunidad para que la sociedad recupere su participación en la designación de autoridades de control honestas, poniendo fin a los falsos concursos de oposición y mérito.

«Hoy tiene que legitimar su mandato, después de un triunfo tan estrecho», dice Luis Gallegos, exembajador del Ecuador en Washington y reconocido diplomático. Se refiere al escaso margen (200.000 votos) con los que Lenín Moreno ganó la segunda vuelta de las presidenciales sobre su rival, Guillermo Lasso, y que dividió aún más al país. «La consulta de hoy es una tercera vuelta para Moreno», remata Gonzalo Ortiz, historiador y periodista.

Este domingo, Moreno va tranquilo a las urnas. La mayoría de las encuestas dan al «sí» una holgada victoria, de entre el 59 y el 82%, dependiendo de la pregunta. Quizá hoy el presidente de Ecuador se sienta legitimado en las urnas, pero también más comprometido con un país en crisis.