Dreamers: el futuro de 780.000 inmigrantes, en el aire

EE.UU. los deportará si el Congreso no los ampara en seis meses. Explicamos quiénes son y en que consiste el programa DACA aprobado por Obama y rescindido ayer por Trump

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

Donald Trump prosigue con el desmantelamiento del legado de Obama, el mensaje que mejor entiende el núcleo duro del electorado que le aupó a la Casa Blanca. El presidente consumó ayer la decisión de suprimir el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), la protección legal que su antecesor decretó en 2012 para los 780.000 dreamers, los indocumentados que entraron en el país con menos de 16 años. Un paso más en el endurecimiento de la política de inmigración que anunció en la campaña electoral y que sus fieles le recuerdan siempre que tienen ocasión. Entre atender al cálculo político y responder a su confesado «gran corazón», Trump ha optado por la primera opción. Pese a ello, deja una ventana abierta de seis meses para que el Congreso apruebe una ley que ampare a los nuevos desamparados. En su nombre, durante el anuncio formal de la decisión, el fiscal general, Jeff Sessions, fue el encargado de enviar la máxima populista que responde a su decisión: «DACA supuso negar trabajo a miles de americanos».

Una interpretación que no es compartida por las cuatrocientas principales compañías estadounidenses, que han remitido una carta a la Casa Blanca y al Congreso con estos números: el 72% de las grandes empresas albergan a «dreamers» entre sus empleados, la economía nacional perdería 460.000 millones de Producto Interior Bruto si todos ellos fueran deportados y el 97% de los afectados por la supresión del programa están trabajando o estudiando, lo que aleja la idea de que supongan un problema para la seguridad del país.

¿Quiénes son los dreamers?

Los 780.000 inmigrantes que entraron ilegalmente en EE.UU. cuando eran menores de 16 años y no habían cumplido 31 años en 2012. Tres cuartas partes de ellos proceden de México. Se les exige que no supongan no tengan antecedentes penales, no sean un peligro para la seguridad del país y estén estudiando o trabajando.

¿Qué es el DACA?

Es la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, por sus siglas en inglés. El programa que aprobó Obama, mediante una acción ejecutiva, para evitar su deportación. Permite a los dreamers dos años de protección legal renovables. Es provisional y, para muchos, inconstitucional, porque invade competencias del Congreso. Obama lo sacó adelante ante la falta de acuerdo con los republicanos. Ahora, Seguridad Nacional ha rescindido formalmente el programa, por orden de Trump

¿Se han acogido al DACA todos los menores que entraron ilegalmente?

No. En total, son 1,9 millones los que potencialmente podían acogerse, pero muchos no lo han hecho por miedo a salir a la luz y ser deportados

La supresión del DACA, ¿supone la deportación inmediata de los dreamers?

No. Depende de que el Congreso apruebe en un plazo de seis meses una legislación que los ampare. Para ello, la mayoría republicana buscará un consenso con los demócratas. Los primeros están divididos. Los segundos respaldan la solución.

¿Qué pasa con los dreamers que les vence el DACA en los próximos seis meses?

Pueden presentar la renovación, pero con un máximo de plazo hasta el 5 de octubre. A partir de ahí, esperarán a que el Congreso apruebe una ley.

¿Qué pasa si el Congreso no aprueba la ley de protección de los dreamers?

Alrededor de 300.000 afectados empezarían a perder su estatus en 2018, con lo que pasarían a ser sujetos de deportación a cargo de la Administración. El resto, entre enero y agosto de 2109.