Internacional

Dimite el policía que redujo los niveles de violencia de Brasil antes del Mundial de Fútbol

Un tiroteo en Copacabana, con la muerte de tres sospechosos, provoca la renuncia del secretario de Seguridad del estado de Río de Janeiro

Un momento de la operación policial en Copacabana
Un momento de la operación policial en Copacabana - AFP
VERÓNICA GOYZUETA Corresponsal En Sao Paulo - Actualizado: Guardado en:

Un largo tiroteo en un área turística de Copacabana, que terminó con la muerte de tres sospechosos, fue la gota de agua para la renuncia del secretario de Seguridad del estado de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, que durante casi diez años en el cargo redujo altos niveles de violencia y dirigió los exitosos planes de seguridad del Mundial de Fútbol y en las recientes Olimpiadas. Su salida deja dudas sobre el futuro de la seguridad de Río.

Secretario de seguridad más longevo de la historia de Río, Beltrame asumió en enero del 2007 con la misión de combatir facciones de narcotraficantes y moralizar la corrupta policía local. En 2008 creó las Unidades Policiales de Pacificación (UPPs) que en sus primeros años parecían la solución a la violencia en las favelas. El tiroteo en el barrio más famoso de Río, fue consecuencia de un ataque de traficantes a la UPP Pavão Pavãozinho, vecina a Copacabana.

Según Folha de São Paulo, Beltrame pensaba salir hace dos años y renunció porque, a partir de 2012, su gestión fue afectada por cortes de presupuesto, debilitando los equipos que actuaban en las 38 UPPs, ahora nuevamente bajo fuego cruzado. Beltrame se quejaba de la falta de recursos para inversiones y de atrasos en los sueldos de policías.

En 2010, punto alto de las UPPs, la policía ocupó la peligrosa favela Complejo del Alemán, incautando 42 toneladas de marihuana, 300 kilos de cocaína, armas y municiones, y capturando narcotraficantes. Pero en 2013, Beltrame comenzó a enfrentar reveses, cuando policías de una UPP torturaron, mataron y desaparecieron el cuerpo de un albañil, Amarildo Dias de Souza, que se volvió un símbolo de la brutalidad policial.

Según Folha, bajo la gestión de Beltrame, Río de Janeiro mejoró sus índices de criminalidad. Cuando asumió el puesto, el estado de Río registraba 41,3 por 100 mil habitantes, que bajó a 25,1 en 2012. El año pasado, la ciudad de Río, tuvo su mejor resultado histórico, con una tasa de 18,5.

Nacido en Santa María, Rio Grande del Sur, Beltrame es un respetado gestor público. Policía de 59 años, es también abogado, especialista en administración pública y en Inteligencia Estratégica de la Escuela Superior de Guerra.

Beltrame debe dejar el puesto a fin de mes, después de la segunda vuelta de la elección municipal, y será substituido por Roberto Sá, subsecretario de Planificación e Integración Operacional del gobierno de Río.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios