La periodista maltera Daphne Caruana, frente a la embajada libia de La Valleta
La periodista maltera Daphne Caruana, frente a la embajada libia de La Valleta - REUTERS

Detenidas en Malta diez personas por el asesinato de la periodista que investigaba la corrupción del Gobierno

Daphne Caruana murió en octubre por la explosión de una bomba lapa colocada en los bajos de su vehículo

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Diez personas han sido arrestadas en Malta, en una operación conjunta de la policía y Fuerzas Armadas, sospechosas de haber participado en el asesinato de la periodista anticorrupción Daphne Caruana Galizia, de 53 años. El atentado que acabó con su vida se realizó el pasado 16 de octubre, mediante una bomba que destrozó su coche poco después de salir de su casa en Bidnija, al norte de la isla, donde vivía con su familia. El homicidio tuvo una gran repercusión en Malta y en la Unión Europea, suscitando preocupación por la corrupción y el crimen organizado en la isla. Caruana Galizia escribía un blog muy popular con denuncias de numerosos casos de corrupción, en los que presuntamente estaban implicados políticos de diversos partidos, jueces y policías de alto nivel. En el último post en el blog, Caruana Galizia, que había denunciado ante la policía diversas amenazas recibidas, escribió 20 minutos antes de saltar por los aires este duro mensaje: «Hay corruptos por todas partes; aquí la situación es desesperada».

La periodista había acusado al primer ministro de Malta el laborista Joseph Muscat y a su mujer de tener cuentas secretas en Panamá y de haber recibido pagos procedentes de Azerbaiyán, con cuyo gobierno había firmado acuerdos energéticos importantes. Muscat y su mujer negaron las acusaciones. Fue precisamente el primer ministro Muscat quien, en rueda de prensa, dio la noticia sobre los arrestados, todos ellos de nacionalidad maltesa y en su mayoría con antecedentes penales. «Existe una razonable sospecha de la implicación de los detenidos en el asesinato de Daphne Caruana Galizia», dijo Muscat, añadiendo que la policía tiene ahora 48 horas para interrogarlos y decidir si presenta cargos en su contra o los deja en libertad.

Duras acusaciones del hijo

El primer ministro Muscat había ofrecido un millón de euros a quien diera información que condujera al arresto de los responsables del atentado. Pero Matthew Caruana, que como su madre Daphne es miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación premiado con el Pulitzer por su trabajo en los Papeles de Panamá y en el sucesivo filón maltés, acusó al primer ministro de la isla y a otros destacados políticos, de ser «cómplices y responsables» en el asesinato de su madre. En el mismo día del atentado denunció que el primer ministro Muscat había llenado su gabinete, la policía y los tribunales de ladrones e incompetentes. Además, descargó su ira acusando a Malta de ser un «país mafioso»: «Somos un pueblo en guerra contra el Estado y la criminalidad organizada», escribió Mathew Caruana en su página Facebook.

Una delegación del Parlamento europeo acaba de visitar Malta para comprobar la realidad sobre la corrupción que había denunciado la periodista asesinada. Los eurodiputados, que llegaron «seriamente preocupados» a la isla, se han marchado «incluso con más inquietud» al comprobar el estado de derecho en la isla. En el mes pasado, el Parlamento europeo expresó «seria inquietud» por la democracia y el estado de derecho en Malta, pidiendo a las autoridades europeas en una resolución que supervisen el nivel democrático en el más pequeño Estado de la UE.

«Impunidad» e «incompetencia»

La delegación percibió una sensación de «impunidad» en Malta, debido a las reticencias de las autoridades para investigar los casos de corrupción. La eurodiputada socialista portuguesa, Ana Gomes, manifestó que la delegación consideró «extremadamente preocupante» el que algunos funcionarios no respondieran o rechazaran presentarse ante la delegación. Por ejemplo, el jefe del gabinete del primer ministro Muscat, Keith Schembri, se limitó a leer una declaración preparada, mientras que otro alto funcionario ni siquiera se presentó. Por su parte, el eurodiputado alemán Green Sven Giegdold subrayó, tras las entrevistas con funcionarios y con policías de alta graduación, que percibió «incompetencia» y falta de voluntad para investigar y enjuiciar la corrupción y blanqueo de dinero en Malta. Precisamente, la periodista Caruana Galizia estaba trabajando también sobre la pista de blanqueo de dinero con un triángulo de enorme repercusión en el narcotráfico: Sudamérica, Malta y Calabria, la región del sur de Italia donde reina la ‘ndrangheta, la mafia que controla buena parte del mercado mundial de la droga.