Entrevista con Ahmed Rashid

«Daesh tiene vínculos con el narcotráfico de Oriente Medio a Europa para mantener como sea sus ingresos»

Ahmed Rashid ha estudiado a fondo el fenómeno talibán y es una de las voces más autorizadas para analizar la escena internacional yihadista

Drogadictos afganos inyectándose y fumando heroína
Drogadictos afganos inyectándose y fumando heroína - ÁFP

Que el «califato» de Daesh se derrumba ya no es noticia. El autodenominado Estado Islámico ha sufrido graves pérdidas territoriales en Irak y Siria en el último año, en la captación de yihadistas extranjeros y una consecuente crisis económica que torpedea su objetivo de construir un Estado. Los seguidores del califa Al Bagdadi han perdido ya todos sus pozos petroleros en Irak, con sus últimas derrotas en Shargat y Qayyarah, en el norte del país, según informaron fuentes kurdas. Se especula incluso con la caída de Mosul antes de la salida de Obama de la Casa Blanca, después de que, entre otros anuncios, la Coalición liderada por EE.UU. haya matado a 18 líderes de Daesh, especialmente en el gran bastión iraquí de los yihadistas. Washington también enviará a Irak 600 soldados extras. Así y todo, el FBI alerta que con cada victoria contra los «muyahidines», el riesgo de ataques en suelo estadounidense aumenta.

Como recurso para mantener como sea sus ingresos, el autodenominado Estado Islámico controla la nueva ruta de hachís hacia Europa, ha informado «The NY Times». En cifras, según el instituto IHS Country Risk a finales de 2015, menos del 7 por ciento de sus ingresos provenía del narcotráfico. A diferencia de otros grupos como los talibanes en Afganistán, que han basado buena parte de sus ingresos en la droga, Daesh no ha seguido la senda de la «narcoyihad» para basar su «negocio» en otros sectores.

Como estudioso del fundamentalismo islámico en Afganistán, el periodista y escritor de «Los Talibán» y «Pakistán en el abismo» Ahmed Rashid (Pakistán, 1948) ha venido a España para analizar la escena internacional yihadista en Casa Árabe y la crisis económica del grupo terrorista.

«The NY Times» ha informado de que Daesh controla la nueva ruta de hachís hacia Europa, ¿cómo describe la relación de Estado Islámico con el tráfico de drogas?

Bueno, ISIS (por sus siglas en inglés) no tiene una relación directa con respecto al opio y hachís, pero sí es cierto que tiene un rol en el tráfico de drogas de Oriente Medio a Europa, utilizando redes afganas como la de la heroína. Ahora que está viviendo una crisis financiera por la pérdida de los pozos petrolíferos, están intentando de todas las formas mantener los ingresos de dinero.

¿Qué diferencia a EI de los talibanes en el uso de la droga?

Los talibán tenían la droga como su principal manera de recaudar dinero, su auge en 1993 vino también gracias al opio. El 90% de la producción ilegal a nivel mundial viene de Afganistán, todo pasa por sus manos. Tienen redes que alcanzan otras zonas de Asia Central para hacer llegar la droga a Europa.

No creo que el narcotráfico haya sido una parte fundamental de los ingresos de ISIS, al menos no tanto como la venta de petróleo o el cobro de impuestos a los residentes. Ellos no producen drogas, mientras que los talibanes tenían una relación directa. En cambio, Daesh sí que cobra impuestos a los traficantes o los barcos cargados de drogas que atraviesan su territorio.

Usted apuntó hace más de un año que una de las principales diferencias entre Daesh y los talibanes, así como Al Qaida, era la apropiación de los primeros del término «califato» y no «emirato». ¿Sigue pensando eso?

No, no, son muy diferentes. Recuerda que los talibanes no han declarado la guerra global, sino tratan de gobernar Afganistán, mientras que ISIS trata de lanzar un desafío a todo el mundo. Daesh reinterpreta el islam, ha introducido el esclavismo entre las mujeres, ha autorizado a sus combatientes a comprar mujeres... Esto va en contra totalmente del Corán, algo que no hicieron los talibanes, que responden más a la cultura pastún. Los talibanes no autorizan el esclavismo, pero sí los matrimonios forzados.

¿Qué síntomas muestra la crisis de Daesh?

Se basa en la tremenda pérdida de territorios, en ser incapaz de construir un Estado y en la reducción de la captación de combatientes extranjeros. Prometieron construir un Estado, pero no han conseguido proveer buenos trabajos a la gente en Raqqa, Mosul, y en las ciudades que controlan porque no hay dinero. En este momento se encuentran en muy mal momento.

Ahmed Rashid
Ahmed Rashid- Ángel de Antonio

¿Ha beneficiado a Daesh en su incursión afgana este escenario post Mula Omar?

No le benefició porque Mulá Omar fue sustituido rápidamente por Mansur. Aunque la muerte de Omar fragmentó a los talibanes, vemos que en la ofensiva contra los americanos y Kabul todos luchan juntos, pese a haberse dividido aparentemente. Lo hemos visto en Helmand, en el sur del país, que casi lo han conquistado, todos los frentes están juntos por conquistar entre enclave.

Daesh está presente en tres de las provincias del este del país. Es muy interesante ver cómo los talibanes y los americanos están atacando a ISIS, no juntos pero combaten al mismo enemigo.

Daesh se ha aprovechado de los problemas sectarios y locales de Irak para ganar terreno e influencia en los últimos años. Sin embargo, en Afganistán parece pesar más la cuestión étnica. ¿Lo tiene más difícil por esta misma razón?

Ambos problemas están ahí, aunque está más centrado en temas étnicos. Mire, tenemos un presidente pastún y Abdullah Abdullah, jefe del Ejecutivo, es de la etnia tayik. En los ochenta y noventa se recrudeció la etnicidad: pastunes contra no pastunes. Creo también que parte del extremismo en Pakistán y Afganistán se basa en el sectarismo, lo vimos en este último país en los noventa con los hazara (chiíes), pero no como en Siria e Irak, donde ISIS está en contra de cualquier musulmán que no apoye el salafismo.

¿Puede entrar con éxito en Pakistán?

En Pakistán, ahora mismo hay 60 o 70 grupos extremistas con creencias muy distintas. El extremismo se ha instalado durante las últimas dos décadas, y están consiguiendo dinero, producen drogas, secuestros,etc. Entonces, estarán en contra de nuevos grupos que traten de entrar en el país, así que no creo que ISIS llegue a ser exitoso en Pakistán, porque tenemos ya a Al Qaida desde 1996, con mucha influencia, y también grupos locales.

«Pakistán da refugio a los yihadistas»

Usted ha abordado desde hace años el rol del ISI paquistaní, los servicios de inteligencia, en el desarrollo de grupos yihadistas en la región. ¿Puede compararse a la influencia saudí?

Muchos de estos grupos han sido entrenados por la inteligencia y el Ejército en los setenta, cuando la URSS entró en Afganistán. Luego combatieron. Los militares también usaron estos grupos contra India. En los últimos años ha habido un cambio y han tratado de limpiar a terroristas después de que estos grupos hayan ejecutado soldados. Quienes combaten contra India en Cachemira no han sido capturados. Pakistán no está entrenando ahora, ni les da armas, pero sí les da refugio.

No creo que Pakistán sea un 'sponsor' del terrorismo, solo les permite sobrevivir. No les da dinero ni armas. Incluso los saudíes tampoco creo que que estén implicados de esta forma. Pero en Arabia Saudí hay individuos, príncipes, con viejos vínculos con Al Qaida o los talibanes.

El posible colapso del «califato», ¿devolvería a Al Qaida a la supremacía de la yihad global?

Es posible que en un futuro próximo EE.UU. tenga que dialogar con la antigua Al Nusra

Creo que Al Qaida está resurgiendo ahora. Se expande en África, en Yemen, en Asia también está. Está siendo más inteligente y realista. Están descentralizando la estructura monolítica de Bin Laden, por ejemplo en Siria el antiguo Al Nusra se ha desconectado de Al Qaida. Hemos visto Al Qaida en Yemen, en Libia, diferentes entidades, no controladas por una fuerza central. Al Qaida alrededor del mundo actúa de forma diferente; no es la misma en India y Pakistán que en Siria. Eso sube sus posibilidades. Si una rama de Al Qaida se sale de la yihad global y se convierte en una fuerza nacionalista y extremista, quizá llegue un tiempo en el que se tenga un diálogo con Al Qaida. Al Nusra está intentando aunar todas las fuerzas islámicas que combaten a Assad, algo que nunca ha hecho Al Qaida. Estamos hablando de la unión de varias partes.

¿Cree que Rusia y EE.UU. terminarán dialogando con el Frente de la Conquista del Levante (antiguo Al Nusra)?

Creo que hay mayores posibilidades ahora. La antigua Al Nusra tiene que cambiar y mostrar ciertos valores democráticos, tratar mejor a las mujeres. Si se une a más grupos, con esto que he mencionado, EE.UU. no tiene otra opción que hablar con ellos. Otros regímenes como Catar o Arabia han ayudado financiando y armando a Al Nusra porque entienden que eventualmente es parte del diálogo con los grupos islamistas.

Las diferencias de Daesh y Al Qaida se han resumido algo así como que Daesh piensa que es más seguro ser temido que amado y Al Qaida, justo lo contrario.

Sí, cierto. ISIS quiere ser temido, el centro de su estrategia es el terror utilizando el islam, totalmente lo contrario a las esencias de la religión. Al Qaida es más político, quiere destruir Estados Unidos y Europa por imponer valores occidentales en las sociedades de Oriente Medio.

Creo que hay más diferencias, mira, pienso que Al Qaida ha llegado a ser más práctico, mirando los problemas locales de la gente. Está tratando de copiar lo que hace ISIS, pero en menor escala y con más éxito a la hora de construir miniestados. Daesh se está colapsando.

Pero ahora es más peligroso que nunca o eso alertan los gobiernos occidentales.

ISIS está perdiendo tanto territorio que solo va a aumentar los atentados en Occidente para mantener su influencia, su presencia. Incluso aunque sea derrotado o reducido, podría incrementar sus ataques.

¿Cómo valora la repercusión que ha tenido el predicador radical Anjem Choudary con su condena?

Figuras públicas como Choudary no son tan esenciales. Al Qaida o ISIS tienen su propia estrategia. Está internet, Facebook, Twitter... No creo que los predicadores mediáticos tengan una gran importancia ahora en la captación.

¿Está Israel viviendo su mejor momento por la situación actual de Oriente Medio?

La cuestión palestina ha desaparecido de la agenda política de Occidente, Israel está tomando una gran ventaja de esto, nadie pone presión sobre ellos por este tema. Pero Israel está siendo amenazado por ISIS y por Al Qaida a largo plazo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios